“Costa Rica aboga para que prevalezca la prudencia y el respeto para evitar un agravamiento de la situación. En este sentido, respetuosa de los asuntos internos de cada país, llama a evitar que se exacerbe un clima de confrontación que perturbe la paz y la estabilidad de Venezuela”, expresó la Cancillería en un comunicado.

El país “suma su voz a quienes claman por garantizar la institucionalidad democrática, el apego al Estado de Derecho y el pleno respeto de los derechos humanos en un marco de equilibrio y de convivencia ciudadana”, agrega el documento.

Sin embargo, diputados de varios partidos políticos aprobaron el lunes una resolución en que condenan la represión contra los opositores políticos venezolanos y piden al gobierno que ofrezca asilo político a los líderes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma.

López está preso desde hace un año acusado de instigación y Ledezma, alcalde mayor de Caracas, fue detenido el viernes pasado con el cargo de conspirar para dar un golpe de estado al presidente Maduro.

El canciller Manuel González rechazó las presiones de los diputados y explicó que Costa Rica mantiene relaciones diplomáticas normales con Venezuela y en ese marco debe expresarse una posición oficial.

"Cuando hablo de la versión oficial del gobierno de Costa Rica en esta materia, me refiero a la prudencia, al respeto, al deseo de que no se agrave esta situación que ya es lo suficientemente preocupante", manifestó González.

El canciller dijo que existen unas “suspicacias innecesarias” en torno a la relación del gobierno de Costa Rica con Venezuela.

González reprochó a la prensa que dedique excesiva atención a la forma en que el presidente Solís se saluda con Maduro, si le da la mano, si se abraza o mantiene un intercambio de palabras. “Eso no tiene nada que ver con la posición firme de Costa Rica en favor de la democracia, el respeto a la institucionalidad y los derechos humanos”, aclaró el canciller.