Con el 99,7% de las mesas computadas, el “no” se imponía con el 51,3% de los votos, frente al 48,7% del sí, una diferencia estrecha que, no obstante, ya es irreversible.

El presidente Morales reconoció la derrota y afirmó que respeta los resultados, lo cual “es parte de la democracia”. Sin embargo, aseguró que “se ha perdido una batalla pero no la guerra” y destacó el hecho de que el voto “duro” de su partido es casi el 50% de la población.

Al primer gobernante indígena boliviano aún le quedan cuatro años en el poder. Llegó en 2006 y desde entonces Bolivia experimentó cambios muy significativos de tipo económico, social y cultural.

Combate a la pobreza extrema

Las medidas adoptadas por el gobierno de Morales han logrado que en la última década más de 2 millones de personas salieran de la pobreza extrema.

En 2005, el porcentaje de bolivianos en esa condición era de 38%. Diez años después, la cifra había bajado a 16% y el gobierno ha prometido empeñar su esfuerzo en nuevos descensos para que, al término del tercer mandato de Morales, la pobreza extrema no supere el 6%.

Este cambio se relaciona con una fuerte disminución de la desigualdad social. En 2005, el 10% más rico de la población tenía ingresos 96 veces mayores que el 10% más pobre. Esa relación se redujo en 2011 a solo 36%.

Bolivia dejó de ser el país con la peor situación social de América del Sur, a recibir reconocimientos internacionales por sus resonantes éxitos en el mejoramiento de vida de su población, especialmente de las grandes masas campesinas.

La reducción de la extrema pobreza se debe principalmente a la redistribución de la riqueza mediante transferencias condicionadas, como los bonos y rentas sociales que favorecen a niños, madres y personas de la tercera edad, según altos funcionarios de la administración.

Inclusión

En una reciente nota publicada por la cadena británica BBC, se hacen las siguientes afirmaciones:

“Hoy Bolivia es un país gobernado por un partido compuesto por organizaciones sindicales y centrales agrarias indígenas y campesinas.

Hace 10 años que el canciller es un pensador aymara y en la Asamblea Legislativa las corbatas son menos que los ponchos originarios.

Los gobiernos anteriores a Morales tenían un ministerio llamado "de Asuntos Campesinos" y los miembros del gabinete eran en su mayoría representantes de élites empresariales y políticas.

La Constitución de Bolivia que impulsó su presidente reconoce los "usos y constumbres de los pueblos" para la elección de diputados y la administración de la justicia.

La wiphala, el emblema multicolor de los pueblos precolombinos de los Andes, flamea en el Palacio de Gobierno de La Paz al lado de la bandera de aquella nación.

Y los retratos de Túpac Katari y Bartolina Sisa, los líderes de la resistencia indígena durante la colonia, están a la par de los de los libertadores Simón Bolívar y Antonio José de Sucre”.

En síntesis, durante el gobierno de Morales se ha producido un giro muy significativo en la cultura de discriminación étnica que se hallaba fuertemente arraigada en ese país de mayoría indígena.

Salud y educación

En 2008, la Unesco declaró a Bolivia como un país libre de analfabetismo.

Desde 2014, embarazadas, menores de dos años, adultos mayores y personas con discapacidad tienen un seguro gratuito de salud y bonos especiales.

Además, con la ayuda de médicos cubanos, se realizaron 650.000 curaciones gratuitas y operaciones de la vista.

La deserción escolar bajó al 1,5% en la última década y desde 2006 los alumnos de los 12 grados de la etapa educativa en Bolivia reciben un bono de incentivo.

En 2005, la tasa de deserción escolar en el nivel secundario llegaba al 11%. El último registro del Ministerio de Educación, de 2014, indica que ese índice bajó al 2,5%.

También se creó el "bono a la excelencia", que premia a los mejores graduados del nivel secundario.

La inmensa mayoría de los beneficiarios de estos programas de educación y salud han sido los sectores campesinos, indígenas y de escaso poder adquisitivo en las ciudades.

Si bien en Bolivia las brechas entre la educación estatal y privada todavía existen, así como serios problemas en el sistema de salud público, las cifras señalan notables mejoras alcanzadas entre 2006 y 2016.

Economía fuerte

Medios especializados en economía y finanzas han calificado como “milagro” la situación económica de Bolivia en los últimos años.

La nacionalización de los hidrocarburos, una medida adoptada por Morales desde el inicio de su gestión, ha tenido efectos determinantes para la economía.

En 2006, las reservas internacionales de Bolivia alcanzaban los US$3.000 millones, en 2015, esa cifra llegó a US$15.000 millones.

El crecimiento económico promedio de Bolivia de los últimos diez años es de 5,8%.

La inversión extranjera alcanzó en 2015 una cifra sin precedentes de más de 7.000 millones de dólares.

En octubre de 2015, la agencia internacional Moody's Investors resaltó las altas tasas de crecimiento y de inversión de Bolivia en relación a sus países vecinos, la baja vulnerabilidad externa debido a sus reservas internacionales y la deuda moderada de Bolivia, por lo que decidió confirmar la calificación de riesgo del país "Ba3" con "perspectiva estable".