Foto: el diutado Filiberto Rodríguez, impulsor de la cancelación de personería jurídica a ONGs y universidades, acorde con el plan de Ortega y Murillo. France 24.com

El Gobierno de Nicaragua vuelve a silenciar a las organizaciones defensoras de los derechos humanos. 25 oenegés más serán clausuradas en el país, luego de que así lo ordenara la Administración del gobierno de Daniel Ortega.

La Asamblea Nacional, el Legislativo de mayoría oficialista, aprobó la medida este 17 de marzo con 74 votos a favor y 16 abstenciones, de un total de 91 diputados. La votación se llevó a cabo después de que el legislador orteguista Filiberto Rodríguez presentara la iniciativa de Decreto Legislativo de Cancelación.

Según la iniciativa, ahora el Departamento de Asociaciones Civiles sin Fines de Lucro del Ministerio de Gobernación procederá a retirar la personería jurídica de esas organizaciones en un plazo no mayor a 72 horas. Los bienes y acciones de las oenegés tendrán previa liquidación o de lo contrario pasarán a ser propiedad del Estado, informaron fuentes oficiales.

Las organizaciones contra las que apunta Ortega están dedicadas a la prevención de la violencia, la defensa de los derechos de las mujeres, de los periodistas e indígenas, así como a la protección del medio ambiente.

Entre ellas se destacan: la Asociación Civil Colectivo de Mujeres 8 de Marzo, la Fundación para la Observación de la Democracia y los Derechos Humanos, Fundación para la Libertad, la Asociación de Periodistas de Nicaragua Dr. Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, la ONG internacional centro Humboldt, enfocada en la protección del medio ambiente y Operación Sonrisa, con presencia en varios países que ofrece cirugías gratuitas a niños con paladar hendido.

   --La justificación de Ortega para el cierre de las oenegés

El Gobierno nicaragüense utilizó la misma razón con la que ha inhabilitado a otras organizaciones  no gubernamentales (ONG): una supuesta falta de transparencia al no haber reportado sus estados financieros a las autoridades, lo que crearía dudas sobre los fondos que manejan.

Sin embargo, las fundaciones señalaron que los reportes mencionados no fueron recibidos por el Ministerio de Gobernación.

El pasado 16 de febrero, Managua clausuró otras seis asociaciones sin ánimo de lucro y el pasado diciembre ocurrió lo mismo con nueve fundaciones.

De esta manera el Gobierno de Ortega ya ha eliminado en su país al menos 87 oenegés desde diciembre de 2018.

Desde hace al menos cuatro años tras una ola de protestas antigubernamentales, Nicaragua ha estado inmersa en una grave crisis política y social.

La situación empeoró aún más en el marco de las elecciones generales del pasado 7 de noviembre, con las que Ortega obtuvo un quinto mandato, el cuarto de forma consecutiva, tras encarcelar a sus principales contendores en la carrera por la Presidencia.

(Con EFE y medios locales)