Tras meses de sufrimiento por el cierre parcial de este puente sobre el río Virilla, paso vital entre las provincias de San José, Alajuela y Heredia, los trabajos de demarcación concluyeron esta mañana y hacia el mediodía el presidente Luis Guillermo Solís ordenó la reapertura.

“Prácticamente se construyó un puente nuevo y eso nos llena de satisfacción”, afirmó el ministro de Obras Públicas y Transportes, Carlos Villalta, quien efectuó la última inspección minuto antes de la apertura.

“La obra tiene una alta complejidad técnica, hecha por una empresa costarricense, con un diseñador costarricense y con un inspector costarricense”, apuntó el ministro.

El nuevo puente tiene una vida útil de 80 años, pasó de 4 a 6 carriles (tres por sentido), fue objeto de un reforzamiento de toda la parte estructural y toda la superestructura es nueva, lo que prácticamente le confiere el doble de capacidad de carga, explicaron los técnicos del MOPT.

 

El fin de una pesadilla

Los problemas con el puente iniciaron en 2009, cuando cedió una pieza importante de su estructura que fue conocida como “la platina”.  En varias ocasiones se intentaron reparaciones parciales pero ninguno de los intentos funcionó.

La administración del presidente Luis Guillermo Solís tomó la determinación de no hacer más reparaciones parciales y efectuar un trabajo de mayor complejidad para solventar los problemas  estructurales que estaban en la base del problema.

El cierre de dos carriles para efectuar la última etapa de los trabajos produjo durante varios meses una situación difícil, debido a la formación de grandes embotellamientos durante prácticamente todo el día.

Aunque con algunas semanas de retraso por situaciones imprevistas, el MOPT cumplió con la promesa de poner en funcionamiento la nueva estructura en el menor plazo, lo que constituye un alivio para los usuarios que diariamente transitan por esa vía.