Los actos del Día Mundial del Ambiente en Costa Rica, serán dirigidos a presionar al gobierno para que se tome en serio la declaratoria de la moratoria nacional y la aplicación de regulaciones al monocultivo de la piña, una actividad que genera en el entorno, según estudios de impacto sobre suelos, fuentes de agua y la salud humana realizados por la universidades públicas, efectos negativos por el abuso de agrotóxicos en las plantaciones.

“Que dejen de darnos atolillo con el dedo” dijo el presidente de la Federación Conservacionista (FECON) Mauricio Álvarez, a Informa-Tico y agregó que “lo que hace falta no es que se paralicen temporalmente dos proyectos de expansión piñera, el país requiere una moratoria en todo el territorio nacional para sentarse a pensar en los inconvenientes y peligros que genera la producción de piña tanto en la zona norte como en la zona sur y poner reglas a este agronegocio”.

En el manifiesto que firma medio centenar de organizaciones del movimiento social, destacan las características excepcionales de la expansión del monocultivo de la piña:

“La expansión del agronegocio de la piña tiene características inesperadas para las poblaciones rurales de Costa Rica. El crecimiento de más del 500% en menos de tres quinquenios (15 años) ha puesto en jaque los sistemas agrícolas campesinos, los sistemas comunitarios de agua potable, la estabilidad económica y las condiciones de salud humana y animal donde quiera que se instalen” señala.

La afectación de una actividad calificada de abusiva que “tiene en jaque los sistemas agrícolas”, fue puesta en evidencia en la caminata que realizaron Carlos Castro y Mariana Paniagua, un matrimonio de agricultores de Pavón de Los Chiles de San Carlos, que recorrieron 180 kms -acompañados de una vaca y un caballo-, para denunciar los graves efectos de la actividad piñera sobre la producción agropecuaria, en su caso particular la ganadería.

El movimiento social acusa a la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA) por no tener control de la situación, “está desbordada” afirmó Álvarez, al señalar que además de que no hay reglas para este agronegocio, las áreas de cultivo aumentaron 500% en 15 años y recientemente aprobó 29 Estudios de Impacto Ambiental para nuevos proyectos, que suman 6.258 hectáreas de tierra fértil convertidas en nuevos monocultivos.

Álvarez sostiene que esta ligereza de la SETENA en la tramitación de permisos a la expansión demuestra que no hay ningún tipo de control, planificación, ni fiscalización. Los datos, agregó, no incluyen una serie de fincas que no están reportadas.

Otras afectaciones de peso de las piñeras sobre el entorno son, por un lado, que el proyecto de expansión en el sur del país, se haría sobre sitios arqueológicos donde se encuentran las esferas precolombinas, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y el Humedal Térraba – Sierpe, declarado zona Ransar en 1999. Ambos están considerados un valioso patrimonio nacional e internacional.

A las empresas piñeras se les señala también por irrespetar los derechos laborales de sus trabajadores, son incontables los conflictos que se han registrado por la violación de derechos.

Reproducimos el manifiesto del movimiento social contra la expansión piñera, a continuación:

La expansión del agronegocio de la piña tiene características inesperadas para las poblaciones rurales de Costa Rica. El crecimiento de más del 500% en menos de tres quinquenios ha puesto en jaque los sistemas agrícolas campesinos, los sistemas comunitarios de agua potable, la estabilidad económica y las condiciones de salud humana y animal donde quiera que se instalen.

Sólo durante 2015, 2016 y lo que va del 2017, la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA) aprobó 29 Estudios de Impacto Ambiental, referentes a nuevos proyectos piñeros, los cuales suman 6.258 hectáreas convertidas en nuevos monocultivos de la fruta. Lo que demuestra que la expansión sigue sin ningún tipo de control, planificación, ni fiscalización real. A esto, se suma que muchas fincas piñeras operan sin siquiera tramitar el permiso ambiental.

Como si fuera poco, Costa Rica sigue siendo uno de los países con más consumo de agrotóxicos y solamente en materia de herbicidas, en la última década se ha triplicado el volumen de herbicidas importados según datos de PROCOMER.

Lo que agrava la contaminación de aguas superficiales muchas usadas para consumo humano que tiene costos en la salud pública aún sin cuantificar, pero evidentes.

Gracias a las movilizaciones y a las denuncias del último mes en contra de la expansión piñera, el Gobierno ha tenido que romper el silencio en este tema y ofrecer a la ciudadanía alguna respuesta.

Sin embargo ésta se ha sustentado en declaraciones apuradas, a partir de medidas que aún no se pueden poner en práctica y por tanto confunden a la población en general.

Hablamos del decreto de prohibición del herbicida Bromacil, anunciado por el Poder Ejecutivo el mismo día de la movilización en defensa del Humedal Térraba Sierpe, el pasado 15 de mayo.

Esta declaración apresurada no se ha materializado en la redacción ni en la firma del decreto, que se anunció a la prensa sin que fuera un hecho consumado y que sigue sin materializarse una semana después de dicho anuncio.

Por otra parte, el gobierno solicitó a la comisión plenaria de SETENA integrar una comisión que indague la viabilidad ambiental que dicha Secretaría ha otorgado a plantaciones piñeras durante el último año.

En realidad, lo que corresponde es una auditoría externa que evalúe el cumplimiento legal en cada expediente y corrobore el apego a la legalidad de todas las viabilidades ambientales emitidas por la SETENA para la producción de piña, durante todo el período de gobierno y no solamente durante el año anterior, ya que la medida está dejando por fuera la mayoría de los permisos otorgados por la actual administración.

Asimismo, esa indagatoria debería contar idealmente con participación comunitaria y de profesionales en auditoría, derecho y gestión ambiental: no avalamos la auto revisión interna de SETENA ni confiamos en que esa Secretaría ponga en evidencia los errores de procedimiento que ella misma ha cometido.

Otra de las medidas anunciadas es la suspensión del proyecto piñero de más de 500 hectáreas que amenaza el Humedal Térraba Sierpe declarado sitio Ramsar en 1995. Esta medida es un distractor ante la indignación que ha generado el caso, pues ya hay suficientes evidencias para permitir al MINAE anular la viabilidad ambiental y abrir el órgano correspondiente para sancionar a los funcionarios y consultores que participaron en la aprobación irregular de este proyecto.

Además este no es el único proyecto que amenaza este ecosistema, sino que es parte de un conjunto de proyectos en el área de Potrero Grande cuenca arriba, que en total sumarían 3000 hectáreas sembradas de piña en la zona y que también coinciden con sitios de importancia arqueológica por la presencia de vestigios tan importantes como las esferas de piedra.

Adicionalmente, existe la preocupación de una nueva expansión piñera sustentado en la creación de un acuerdo comercial con China para la venta de piña fresca y enlatada. Esta negociación realizada por Alexander Mora, Ministro de Comercio Exterior, se hace de forma irresponsable ya que no toman en cuenta las advertencias que se han emitido desde Universidades públicas, organizaciones ecologistas y comunitarias sobre los serios impactos en agua, suelo, bosque y salud humana del monocultivo de la piña.

La exportación al país asiático se haría pasándole por encima a la legislación ambiental, a la evidencia de serias violaciones a los derechos laborales y sin ningún tipo de planificación.

Las organizaciones firmantes celebramos los acuerdos alcanzados en el marco de la heroica caminata de Jorge Castro y Mariana Paniagua desde Pavón de Los Chiles hasta San José, que apuntan a fortalecer la presencia y accionar del Estado en las comunidades afectadas por la expansión piñera, y consideramos que son un paso en la dirección correcta. Sin embargo la gravedad de esta situación no puede atenderse solamente garantizando la aplicación de la ley en casos específicos: ante un impacto extraordinario e irreversible es necesario valorar medidas extraordinarias.

Por estas razones las organizaciones abajo firmantes exigimos una moratoria nacional a la expansión del monocultivo de la piña, misma que está sustentada en la necesidad de contar con estudios e instrumentos técnicos y políticos de carácter nacional y regionales que aseguren una debida planificación territorial, donde se prevengan y se ataquen los impactos negativos de la siembra desordenada y a gran escala del monocultivo de piña. Una decisión de este tipo beneficiaría directamente la gestión local y nacional de los bienes comunes y respondería de manera directa a las demandas de las comunidades afectadas. Asimismo permitiría tener una lectura más objetiva de la situación de violación a los derechos laborales y la toma de acuerdos en la dirección de tutelar los derechos de trabajadores y trabajadoras de la industria piñera. Finalmente, esta medida permitiría la continuidad de la producción y exportación de piña por parte de las empresas que se encuentran a derecho y están cumpliendo con la legislación ambiental y laboral, por lo que no afecta intereses consolidados y sí previene el crecimiento de las problemáticas relacionadas con la poca planificación y fiscalización de la actividad.

Hacemos un llamado a seguir las movilizaciones por una moratoria nacional a la expansión piñera, la próxima cita es el lunes 5 de junio en todo el territorio nacional.

Suscribimos:

Alianza de Redes Ambientales (ARA), Alianza Nacional para la Defensa del Agua (ANDA), ASADA de Pavón de Los Chiles, ASADA La Gamba, Golfito, Asociación Agro-orgánica Guanacasteca, Asociación de Estudiantes de Sociología, Universidad Nacional, Asociación de Piangueros de la Purruja, Golfito (APIAPU), Asociación de Productores y Consumidores Orgánicos de Costa RICA (APROCO) - Feria Orgánica El Trueque.

Asociación de Protección, Gestión y Fomento de la Producción Agropecuaria de la Huetar Norte, Asociación Pro Cuenca Río Jabonal, Asociación Regional Centroamericana para el Agua y el Ambiente (ARCA), Bloque Verde, Campaña Piña sin Derechos, CoecoCeiba-AT, Colectivo Eco-artístico y de Economía Solidaria, Colectivo de Estudiantes Autónomos El Quilombo, Universidad Nacional, Colectivo Ipís Ecológico, Colectivo Machete, Colectivo Río Urbano, Coordinadora de Lucha Sur Sur, Coordinadora Norte Tierra y Libertad, Ditsö Costa Rica, Diwo Ambientales, Federación para la Conservación de la Naturaleza (FECON), Frente Ecologista Universitario (FECOU), Frente Nacional de Sectores Afectados por la Producción Piñera (FRENASAPP), Fundación para el Desarrollo Sostenible de OSA (FUNDAOSA)

Grupo Acción Golfito, GuanaRed, Huertos Urbanos de Costa Rica, Indignados CR, Molinos Verdes de Moringa, Movimiento Patriótico Juanito Mora, Movimiento Ríos Vivos de Costa Rica, Plataforma de Integración Ciudadana, PROAL-Pacuare, Red Centroamericana de Acción del Agua (FANCA), Red Costarricense de Agricultura Ecológica (Red CAE), Red de Coordinación en Biodiversidad, Red de Economía Social Solidaria de Costa Rica, Red de Plantas Medicinales de Costa Rica, Red Internacional de Forestería Análoga, UNOVIDA, Ya Basta!