En un encuentro que duró menos de media hora, el papa Francisco recibió en el Vaticano al presidente de Estados Unidos Donald Trump. Fue la primera reunión entre ambos jefes de Estado quienes resaltaron la "necesidad de paz" e hicieron hincapié en la importancia del "diálogo interreligioso”, con particular referencia a la situación en Medio Oriente. Trump se comprometió a leer los libros que le regaló Jorge Bergoglio. Desde el Vaticano confirmaron las "buenas relaciones bilaterales" entre los dos Estados.

Según informaron desde el Vaticano, en el encuentro, Trump y Francisco "intercambiaron puntos de vista sobre algunos temas de la actualidad internacional y de la promoción de la paz en el mundo a través de la negociación política y el diálogo interreligioso, con particular referencia a la situación en Medio Oriente y a la tutela de las comunidades cristianas".

Con un serio "Nice to meet you" lo recibió puntual el papa en la Sala del Tronetto, antesala de la biblioteca donde luego mantuvieron el encuentro privado a las 8:30 local (3.33 de Argentina). Tras la reunión, el Vaticano confirmó las "buenas relaciones bilaterales" y destacó el "esfuerzo común a favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia".

Trump llegó al Vaticano acompañado por una interminable caravana de cincuenta autos que desfilaron por Via della Conciliazione hasta llegar a la entrada del Perugino, sobre la Via della Stazione San Pietro. Mientras tanto, como sucede cada miércoles, los fieles llegaban a la Plaza San Pedro para la tradicional audiencia general.

El mandatario estadounidense estuvo acompañado por la primera dama Melania, su hija Ivanka junto a su esposo Jared Kushner; el asesor de seguridad nacional Herbert Raymond McMaster; y el secretario de Estado Rex W. Tillerson.

Tras la reunión, el Pontífice le regaló a Trump el tradicional medallón del olivo que simboliza la paz, el mensaje que escribió para las jornadas mundiales de la paz de enero pasado "firmado personalmente" y sus tres libros: las exhortaciones apostólicas Amoris Laetitia y Evangelii Gaudium, y la encíclica Laudato Si. "Uno es sobre la familia, otro sobre la alegría del Evangelio y el tercero sobre el cuidado del medio ambiente", los describió Francisco. "Voy a leerlo", le prometió Trump.

"Con mis mejores deseos para que usted pueda ser un árbol de olivo para hacer la paz", le dijo el obispo de Roma al explicarle el medallón, en el que el olivo crece en medio de dos pedazos separados de piedra. "Tenemos necesidad de paz", le respondió el mandatario. Por su parte, Trump le regaló al papa una colección de libros de Martin Luther King. "Pienso que le gustarán. Espero que sí", le dijo. Al despedirlo, Trump le prometió: "No olvidaré lo que me dijo".