Costa Rica y Panamá suscribieron este lunes un tratado de libre comercio con los países europeos que no forman parte de la Unión Europea: Noruega, Suiza, Islandia y Liechtenstein, lo cual cierra un proceso de acercamiento comercial con el viejo continente.

En la firma, que  tuvo lugar en Oslo, participó la ministra de Comercio Exterior, Anabel González, en compañía de sus colegas de los otros cinco estados participantes.

“Este tratado es un componente estratégico en nuestro proceso de acercamiento comercial a Europa; hoy, cerramos el ciclo que se inició con la negociación del AACUE (Acuerdo de Asociación entre la UE y Centroamérica), abriendo condiciones de acceso de los bienes costarricenses a este mercado, estableciendo importantes oportunidades para incrementar y diversificar la oferta exportable costarricense y para fomentar la atracción de inversión extranjera directa” detalló González.

La ministra aseguró que estos cuatro países europeos que integran la Asociación Europa de Libre Comercio (EFTA) son economías abiertas y dinámicas, que cuentan con un PIB per cápita promedio de 47.800 dólares, de los más altos del mundo. 

“Los costarricenses podrán ofrecer sus productos a consumidores con un altísimo poder adquisitivo”, indicó. 

En materia de bienes industriales, EFTA otorgó libre comercio inmediato a todas las líneas arancelarias y Costa Rica otorgó el mismo tratamiento arancelario que el acordado con la Unión Europea.

Por otra parte, en el sector agrícola destacan las condiciones de apertura para  banano y demás frutas tropicales, puré de banano, café, flores y follajes, hortalizas en temporadas, entre otros.

La negociación del acuerdo con EFTA inició en febrero del 2012. Tras su firma, el tratado deberá ser  remitido a los respectivos congresos para su aprobación. La Asociación Europea de Libre Comercio ha negociado cerca de 24 tratados con diferentes socios comerciales; en Latinoamérica mantienen acuerdos con Chile, Colombia, México y Perú.

En la última década, el comercio con EFTA pasó de US$64,8 millones en el 2002 a US$161 millones en el 2012. Las exportaciones costarricenses hacia este bloque mostraron un crecimiento notable en el 2012, alcanzando US$20 millones, es decir, duplicando el valor registrado en el 2011.

Este comportamiento fue impulsado por las ventas de banano y café, que representaron 52% y 22% del total exportado, respectivamente. También destacaron otros productos como aceite de palma; instrumentos y aparatos de medicina, cirugía y veterinaria; cigarros (puros); entre otros.

Por su parte, las importaciones sumaron US$141 millones en el 2012, monto que es 5,6% superior al registro del 2011. Entre los productos importados desde este mercado destacaron los medicamentos; antisueros; abonos; máquinas y aparatos de encuadernación; artículos y aparatos de ortopedia y urea.