El Gobierno comunicó luego de la reunión con los representantes de los productores agrícolas “que comprende la situación de los porcicultores nacionales y entiende la necesidad de impulsar medidas que den sostenibilidad a su actividad económica”.

Pero, advirtió que el plan de acción sectorial se ajustará al “respeto estricto a los acuerdos comerciales internacionales firmados por el país y a su implementación”.

Justamente en los términos de estos acuerdos comerciales internacionales están las causas de la crisis de los productores costarricenses, porque se abrió sin ningún tipo de restricción el mercado local de carnes, lo que permitió el ingreso de cerdo a precios por debajo de los costos de producción y en cantidad sin control, sostienen los productores costarricenses.

La Unión Nacional Agropecuaria demostró que la importación de cerdo a precios tan bajos los ha llevado al borde de la bancarrota y entre las medidas que solicitaron al gobierno están planes de sostenibilidad productiva, un tope al ingreso de carne del extranjero y el etiquetado de procedencia del producto.

En el análisis de la crisis y el plan de acción participaron el presidente Luis Guillermo Solís, los representantes de la Unión Nacional Agropecuaria Guido Vargas y Renato Alvarado, y los ministros de la Presidencia, Sergio Alfaro, Agronomía, Felipe Arauz, Comercio Exterior, Alexander Mora y Economía, Welmer Ramos, tras lo cual, el gobierno pidió 24 horas para presentar su propuesta no sin antes aclarar que cualquier solución quedará supeditada a los acuerdos internacionales firmados por el país.