La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay (F: ONU/JMFerré)
La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay (F: ONU/JMFerré)

En una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos sobre ese territorio ocupado, Navi Pillay citó varios casos de civiles palestinos muertos durante la operación militar israelí.

Pillay recordó que contraviniendo las leyes humanitarias internacionales y el derecho a la vida, el 16 de julio siete niños palestinos de entre 9 y 11 años fueron objetivo de un ataque en la playa de Gaza. Cuatro de ellos murieron.

La Alta Comisionada subrayó que esos menores eran claramente civiles que no tomaban parte en las hostilidades.

Pillay llamó a todas las partes a ajustarse al derecho internacional que protege la vida de la población civil aun en medio de un enfrentamiento armado.

“Respetar la vida de los civiles, incluidos los niños, debe ser la principal consideración. No cumplir estos principios podría constituir un crimen de guerra y de lesa humanidad”, advirtió.

“Debe existir un principio de proporcionalidad” dijo al señalar que más del 70% de los más de 600 muertos se tiene la certeza de que eran civiles.

Subrayó la urgencia de investigar las denuncias de supuestas atrocidades y afirmó que la legislación internacional no es negociable y que ningún Estado está exento si viola la ley.

La Alta Comisionada también instó una vez más a levantar el bloqueo israelí a Gaza y a iniciar el proceso de alto  al fuego y de paz.