Miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de México, aseguran que el gobierno de Enrique Peña Nieto busca desaparecer al magisterio disidente. El secretario general de la Sección 22 de Oxaca, Rubén Núñez, denunció que el Gobierno mexicano ha desatado una oleada de represión contra los docentes en todo el país y mantiene intervenida la sede sindical de Oxaca.

El representante de los maestros exigió el retiro inmediato de las fuerzas federales “que tienen militarizada la entidad” y denunció que se han reactivado órdenes de aprehensión contra líderes e integrantes de la CNTE.

Tras el cierre total del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), anunciada por el presidente Peña Nieto, Núñez aseguró que no van a permitir que los trabajadores, jefes de departamento y directores vean trastocados sus derechos laborales.

Agregó que se van a interponer recursos legales porque los empleados del IEEPO fueron privados de su fuente de trabajo.

Además criticó que fueron canceladas las cuentas bancarias de la Sección 22 “donde se le depositan las cuotas sindicales, de préstamos personales y de la dirigencia”, por lo que también van a interponer recursos legales “ya que -según sus palabras- no tiene facultad para congelar esos depósitos”.

La CNTE es donde se concentran los sectores más combativos del sector docente de México, por lo que se ha buscado destruir su organización por varias décadas. De manera particular la sección 22 de Oaxaca ha logrando mantener una férrea unidad con las luchas populares del estado y del país. Los docentes advirtieron que continuarán en las calles hasta ser atendidos por las autoridades de educación.