Las abejas son vitales para la polinización de las plantas y, en consecuencia, para la sobrevivencia de las especies.

“Hoy interponemos este recurso, para que los señores y señoras magistradas lo resuelvan a favor de las futuras generaciones, para que éstas puedan gozar de un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, tal y como está regulado en el artículo 50 de nuestra Constitución”, afirmó la defensora de los habitantes, Catalina Crespo.

La entidad recordó que Fipronil ha sido prohibido en la Unión Europea debido a su alto grado de toxicidad en humanos, mamíferos, abejas y otras especies como aves y peces.

“En el caso de Costa Rica, el año pasado se reportaron dos eventos de mortalidad masiva de abejas; ese caso fue investigado por la Unidad de Residuos y Contaminantes en Alimentos de Origen Terrestre del Servicio de Salud Animal del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), el cual constató que, según muestras analizadas en las abejas cuyos enjambres murieron de manera masiva, se encontró presencia del plaguicida Fipronil”

Las abejas garantizan la estabilidad de los ecosistemas y, con ello, la supervivencia humana, ya que desempeñan un papel fundamental para la polinización y la reproducción de las especies vegetales.

Por tanto, son esenciales para la vida y la salud de todos los seres vivos.

“Los polinizadores son fuente de múltiples beneficios para las personas, pues además de productos alimenticios, contribuyen directamente a la producción de medicamentos, biocombustibles (por ejemplo, colza y aceite de palma), fibras (por ejemplo, algodón y lino), materiales de construcción (maderas), instrumentos musicales, artes y artesanías; siendo también fuente de inspiración para el arte, la música, la literatura, la religión, las tradiciones, tecnología y educación”, señala la Defensoría.