helio.fallas@gmail.com

La Ley N°7210 del Régimen de Zonas Francas, del 22 de noviembre de 1990, hace casi 23 años, establecía en su artículo 20: Para definir “zona de mayor o de menor desarrollo relativo” la Corporación deberá acatar lo dispuesto por el MIDEPLAN”. Luego, el 5 de agosto de 1991, se firmó el decreto N° 20605 “Costa Rica: zonas de mayor y menor desarrollo relativo”. Este decreto, que tuve el honor de firmar, calculó el Índice de Desarrollo Social para todos los distritos del país y expresaba, entre otros, lo siguiente:

“Considerando: …Que persiste una distribución inequitativa de los frutos del desarrollo, en las distintas regiones del país…Que se hace imperativo contar con instrumentos adecuados de medición acerca del grado de desarrollo relativo de las regiones de planificación del país, que guíen la acción del sector público costarricense”… En otras palabras, se justificaba la creación de IDS para mejorar la distribución del desarrollo en todas las regiones del país.

En el artículo 1° del decreto se expresaba: “Defínese el índice de Desarrollo Social, en adelante IDS, como instrumento para evaluar el grado de desarrollo relativo de las regiones de planificación periféricas a la Región Central, a partir de información del Sistema Estadístico Nacional.

Con el correr de los años se han venido actualizando el IDS y ahora se nos presenta la cuarta versión (IDS 2013). A continuación algunos comentarios.

En primer lugar, se ha venido actualizando el significado del término desarrollo, lo que ha implicado transformar la definición del IDS. La evolución en los conceptos sobre el desarrollo social hace necesario cuantificar el avance o el retroceso en materia social, lo que implica reformular el concepto y cálculo del IDS en el tiempo. En ese sentido, en el cálculo del IDS 2013, se parte del concepto de las condiciones sociales en que viven las personas: “calidad de vida, sociedad más igualitaria, participativa e inclusiva, que garantice una reducción de la brecha que existe en los niveles de bienestar que presentan los diversos grupos sociales y áreas geográficas”, etc., más que en preocuparse por el crecimiento económico como único elemento del desarrollo.

La actualización mundial de la definición del desarrollo social, al tiempo que modifica las definiciones de desarrollo social en el país, redefine el IDS y el número de variables que son necesarias considerar en la construcción del índice.

Esta consideración trae tres problemas que es necesario considerar: la lista de variables puede cambiar y los cálculos del IDS también y eso modifica la posibilidad de hacer comparaciones entre los índices calculados; podría redistribuir la distribución de recursos públicos entre distritos y cantones; dificulta las labores de planificación en una región cantón o distrito.

Un segundo comentario tiene que ver con el trasfondo que tiene este esfuerzo del MIDEPLAN referente al cálculo del IDS. Las leyes que hacen mención a la elaboración de criterios para distribuir recursos públicos entre zonas de mayor y menor desarrollo, dan como un supuesto que una mejor distribución de la inversión pública, aunado a incentivos para la inversión privada, por si mismas serían suficiente para lograr una reducción en las brechas de desarrollo entre regiones y cantones. ¿Es esto cierto? Creo que esto ignora que el desarrollo hay que planificarlo en forma sistémica y global, tal como presupone la planificación regional y local. Aunque ha habido esfuerzos en ese sentido, son muchos años desde que se abandonó la planificación en las regiones en 1991 con el argumento que eso era innecesario y costoso. Hoy podemos afirmar, que el cálculo del IDS sin planificación regional y local es insuficiente para lograr lo que definimos como desarrollo social en nuestras regionales y cantones.

Un tercer comentario tiene que ver con la necesidad de recalcular el índice de desarrollo social en forma más frecuente, con el propósito central de medir, en forma periódica y continúa, la evolución en las brechas que actualmente existen. Poco se gana si solo cada 5-7 años se actualizan series y se calculan las brechas entre cantones y distritos del país. Hoy en día, con el auge de las tecnologías de la información y la comunicación, es posible tener estadísticas anuales en muchos de los indicadores que requiere el IDS. ¿Es posible con la información existente y otras que se complemente construir IDS anuales y que sirvan para juzgar si el país avanza con pasos firmes hacia una mejor distribución de la riqueza entre las regiones y cantones? Mi criterio es que sí.

Un cuatro comentario, es que el solo hecho de realizar el cálculo del IDS, hace que se ponga en evidencia una determinada situación social y económica de un distrito o un cantón. No obstante, ello no constituye una condición suficiente para que las autoridades respectivas reaccionen y hagan propuestas de mejoramiento de su gestión y para beneficio de la población, sino se acompaña de series periódicas de los índices. Esas series reflejarían si se avanza o se retrocede en términos de desarrollo social en forma anual, lo que podría poner en marcha una mayor movilización de la participación ciudadana. No resulta igual analizar un año o una tendencia de desarrollo para una región o un cantón.

Un quinto comentario se refiere a los resultados del cálculo del IDS. Las brechas tienden a mantenerse: el Área Metropolitana con niveles de desarrollo muy elevados y el resto (mayoritariamente) con situaciones medias y bajas en desarrollo social, destacándose las zonas fronterizas con los niveles muy bajos de desarrollo. Esto sería una confirmación que las inversiones públicas y los incentivos al sector privado, particularmente, lo referido a las zonas francas, son insuficientes para generar más desarrollo. Esto a su vez, es el reflejo de dos economías en el país: una dinámica y orientada a los mercados externos y otra tradicional que tiene como su mercado al país y Centroamérica.

En ese contexto, es necesario idear un mecanismo o procedimiento para que las autoridades cantonales y distritales rinden cuentas anualmente del por qué no han podido mejorar ciertos indicadores.

Felicitaciones a MIDEPLAN por el esfuerzo realizado y lo insto a seguir acompañando ese esfuerzo mediante la planificación regional y cantonal del país.