El anuncio lo hizo el ministro del ramo, Luis Adrián Salazar, durante una actividad denominada “Hacia la Cuarta Revolución Industrial, en la cual participó también el presidente Carlos Alvarado.

El plan será financiado con un aporte no reembolsable del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 15 millones de dólares.

“Hoy reiteramos nuestro compromiso con la priorización de una agenda que busque generar capacidades en la población y el sector productivo para la adopción y creación de nueva tecnología, productos y procesos innovadores y con esto consolidar el papel de Costa Rica como actor relevante dentro de la Cuarta Revolución Industrial”, afirmó el presidente Alvarado.

“Los ejes de Transformación Empresarial 4.0 y Sociedad Innovadora de la Estrategia de Transformación Digital representan elementos fundamentales para fortalecer el esquema de innovación, talento y conocimiento en nuestro país”, explicó el ministro Salazar.

En el mismo acto, el gobierno firmó convenios con las empresas HP, Microsoft y CISCO, que manifestaron su intención de contribuir a la formación de capital humano en ciencia y tecnología de alta demanda, no solo con el fin de mejorar la oportunidades de empleo para muchos costarricenses, sino para que también sean capaces de adoptar y crear nueva tecnología.


La inversión en detalle

¿En qué se utilizarán los fondos no reembolsables del BID?

  • Para que las PYMES puedan acceder a servicios orientados a mejorar sus prácticas productivas, de gestión empresarial y cumplimiento de normas internacionales en materia de calidad, producción limpia y seguridad industrial, para que de esta manera puedan acceder a nuevos mercados.
  • Para que las empresas puedan asistir a cursos, seminarios, talleres y misiones tecnológicas que impulsen el desarrollo de capacidades humanas y técnicas necesarias para la transferencia tecnológica, la propuesta y/o la puesta en marcha de una innovación.
  • Para impulsar el desarrollo de nuevas empresas de base tecnológica a partir del fortalecimiento de las capacidades de sus emprendedores y el reforzamiento de las capacidades de incubadoras nacionales.
  • Para becar personas en el Programa de Calificación Profesional y Certificación en áreas como Ciberseguridad, Estadística, Big Data, Inteligencia Artificial, Blockchain, Industria 4.0 (Internet de las cosas, testing, robótica y automatización), Innovación (Design Thinking), Calidad, Cadenas de Abastecimiento, Desarrollo ágil de software.
  • Para la atracción de talentos y reinserción de la diáspora para desarrollar nuevas líneas de I+D+i o proyectos de innovación en el sector productivo.
  • Para proyectos como el Testbet 5G, junto con las propuestas para incentivar el uso y conocimiento sobre la inteligencia artificial, que pueden suponer a mediano plazo importantes palancas para la transformación productiva de nuestro país con relevantes impactos económicos y sociales.