Este lunes se anunció a los ganadores del prestigioso premio que reconoce la labor de organizaciones de la sociedad civil que desde muy diversos quehaceres entregan sus saberes y su trabajo para mejorar, impulsar y desarrollar proyectos con poblaciones vulnerables.

El fallo del jurado, señala que “el trabajo diario que realizan a favor de poblaciones en riesgo permitió que la Defensoría de los Habitantes, las Universidades Públicas y el Consejo Nacional de Rectores entregaran el Premio “Aportes al Mejoramiento de la Calidad de Vida 2020” a las organizaciones de la sociedad civil.

La primera, Asociación Mar y Cielo, trabaja en dar apoyo y acompañar a personas sobrevivientes y supervivientes de suicidio e imparten charlas psico-educativas a la población en general sobre esta situación.

A Chepe se baña, se le reconoció por dignificar las condiciones de vida de los habitantes de calle durante la pandemia del Covid-19, brindando servicios médicos, alimentación y hospedaje a personas adultas mayores sin hogar.

En la categoría persona física a Shirley Pereira Badilla, de la Fundación Amor y Esperanza, por su entrega en el mejoramiento de la calidad de vida de las personas con discapacidad en la zona norte del país, entre ellas, personas con parálisis cerebral, tetraplejias, paraplejias, causadas por accidentes o enfermedades graves que dejaron lesiones irreversibles.

En la categoría de entidad pública, el premio fue para SIFF Móvil, por empoderar a la ciudadanía con su información de salud accesible. Esta adaptación móvil tecnológica les permite a los ATAP actualizar en tiempo real los datos de salud en visitas domiciliares además de aportar material educativo.

En la categoría de entidad privada el premio fue para el Despacho de apoyo psicológico del Colegio de Profesionales en Psicología por proveer dicha atención en la crisis por el Covid-19 a través de la línea telefónica 1322, en la que las personas reciben asistencia psicológica ante situaciones como ansiedad o depresión.

La Defensoría de los Habitantes entregó menciones especiales a algunas de las candidaturas, a saber, al programa “Línea aquí estoy” por su apoyo a las personas en riesgo de suicidio; a la organización Calidad de vida en pacientes costarricenses con tumores cerebrales y sus familias atendidos en el Hospital México, por su aporte a los pacientes con cáncer cerebral en su rehabilitación integral.

También a “Danza U”, de la Universidad de Costa Rica, por incentivar la expresión corporal integral en la sociedad. A Olga Coronado, habitante de Vásquez de Coronado, por fortalecer la identidad de las comunidades a través del arte.

Otro reconocimiento fue para María del Rocío Sáenz, por el apoyo a personas diagnosticadas con cáncer de mama. También a la Fundación Madre Verde por promover la bio alfabetización de la población así como a la Asociación Ascada, por concientizar y educar sobre el Alzheimer y otras demencias asociadas.

El CONARE por su parte, hizo un reconocimiento especial a Manuel Enrique Benedit Chinchilla, por brindar atención emocional al personal de salud y pacientes del CEACO. El reconocimiento a la innovación la UCR lo otorgó a Rocío Mora y Catalina Lizano, por aportar a la alfabetización en salud de Alto Telire, en la zona sur-sur del país.

El Premio “Aportes al Mejoramiento de la Calidad de Vida” es una iniciativa impulsada por la Defensoría de los Habitantes, la Universidad de Costa Rica, la Universidad Estatal a Distancia, la Universidad Nacional, el Instituto Tecnológico de Costa Rica, la Universidad Técnica Nacional y el Consejo Nacional de Rectores.

En esta edición XXVIII se presentaron 35 candidaturas, de las cuales el jurado calificador realizó un riguroso proceso de análisis para seleccionar a los ganadores en cada categoría.