República Dominicana. "Preocupa que ante los anuncios de imposiciones unilaterales de aranceles para proteger industrias específicas comience a pasearse por todos los escenarios globales el fantasma del proteccionismo y las consecuentes guerras comerciales", dijo el presidente dominicano Danilo Medina en un lujoso complejo hotelero en el extremo oriental de República Dominicana.

La relación de América Latina y la nueva administración estadunidense no estaba en la agenda original del encuentro de presidentes y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), reunión que se celebra solo cuatro días después de que Trump asumió el poder con un discurso proteccionista y la insistencia de que renegociará el Tratado de Libre Comercio de América Latina.

"Vemos con preocupación que este discurso creciente de proteccionismo y cierre de fronteras no se limite al ámbito económico, sino que puede tener consecuencias graves sobre nuestra población migrante", agregó Medina.

Más que el proteccionismo comercial, en América Latina "tenemos que protegernos de otras cosas: de la persecución contra los migrantes", coincidió el presidente de Ecuador, Rafael Correa, al llegar a la cita.

Para el mandatario de Bolivia, Evo Morales, lo que sucede con Trump es motivo de debate, "por eso venimos a compartir nuestra experiencias". En declaraciones a la prensa, a su llegada, Morales expuso: "a estas alturas, esos dos hechos históricos, el retiro de Inglaterra de la Unión Europea y los anuncios del nuevo presidente de Estados Unidos, demuestran que enterraron la globalización, sepultaron las políticas del libre mercado".

El presidente de Cuba, Raúl Castro, fue el primero en arribar a la cumbre, a la que también han confirmado su asistencia los presidentes de Colombia, Dominica, El Salvador, Guyana y Venezuela.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, informó desde antes que no asistiría debido a los incendios registrados en los últimos días en su país. A la cita tampoco asisten los gobernantes de México, Argentina, Brasil, Paraguay, Perú, Uruguay y gran parte de Centroamérica y el Caribe.

En el evento, la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (Cepal) pidió a los países de la región establecer mecanismos para analizar las medidas proteccionistas impulsadas por Trump y contrarrestar su posible impacto negativo mediante una mayor integración regional.

"Ante la incertidumbre, creo que la integración regional es más necesaria que nunca", dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva del organismo, al dictar una conferencia a los cancilleres de la región, previa a la quinta Cumbre de presidentes.

Antes del encuentro de mandatarios, se inauguró la reunión de cancilleres y representantes de las 33 naciones que componen al grupo y que diseñarán la declaración que suscribirán los gobernantes sobre seguridad alimentaria, migración y lucha contra el narcotráfico.

El análisis de las relaciones de América Latina con la nueva administración de Estados Unidos fue propuesto por Bárcena, al recordar que Trump anunció su intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y firmó el lunes la orden ejecutiva para retirar a Estados Unidos del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), lo que impactará en varios países de la región.

Los mandatarios tienen previsto suscribir el miércoles, al término de la cumbre, una declaración sobre comercio, seguridad, migración y narcotráfico, así como 20 resoluciones individuales, incluida una para pedir el fin del bloqueo comercial impuesto por Estados Unidos a Cuba y la devolución de la bahía de Guantánamo al gobierno de La Habana.