El dólar cerró el lunes con una fuerte alza de 4,98 colones y una cotización de 542,85, lo que encendió las alarmas en sectores empresariales y del público en general, tras lo cual el Banco Central intervino con una inyección de 31,6 millones de dólares al mercado, la más fuerte de los últimos 6 años.

El aumento en la cotización del dólar "es totalmente contraproducente para los individuos que ganan en colones pero que tienen alguna obligación en dólares, y podría traducirse, como se ha anunciado en estos días, en aumentos de precios", advirtió el equipo económico del candidato del PAC, Luis Guillermo Solís.

"El tipo de cambio del dólar estadounidense en Costa Rica  es crucial para determinar el desempeño de las exportaciones e importaciones de bienes y servicios y de los flujos financieros del país con el extranjero. Un tipo de cambio "bajo" afecta negativamente a los exportadores y estimula a los importadores al abaratar los productos del exterior que compra en el extranjero, en claro desfavorecimiento de la producción nacional", señala el documento

"Caso contrario, un tipo de cambio "alto" favorece las exportaciones (pues por un dólar vendido se reciben más colones) y a su vez encarece las importaciones, promoviendo la producción dedicada al mercado externo, pero afectando el ingreso real de los consumidores que está destinado a la compra de bienes y servicios del exterior".

Los economistas del PAC estimaron que el régimen establecido en Costa Rica de banda cambiaria, que implica un "piso" y un "techo" para las oscilaciones, es un mecanismo reconocido internacionalmente y que puede funcionar favorablemente para el equilibrio económico.

No obstante, en el caso de Costa Rica, la existencia de un límite superior mayor en alrededor del 64% al límite inferior representa un régimen de banda cambiaria totalmente "desvirtuado", que genera incertidumbre entre los agentes económicos y que puede llegar a tener efectos "castróficos", señaló la agrupación.

Generalmente los países cuando adoptan este esquema de política cambiaria determinan esos límites tolerando variaciones que no superan el 3% y el 5%, como en el caso de Chile, en buena parte como resultado de su experiencia con ese régimen.

De ganar las elecciones el 6 de abril, "en materia del manejo del tipo de cambio el Partido Acción Ciudadana continuará con el régimen de banda cambiaria, sin embargo, promoverá una rebaja del techo de ésta hasta aproximarlo a un valor que asegure una variación razonablemente limitada del tipo de cambio".

De esa forma, en un entorno de menor incertidumbre sobre la evolución del tipo de cambio, la política cambiaria contribuirá a fomentar las diferentes actividades económicas, la inversión, el empleo y en general, facilitará el cálculo y las decisiones económicas de las empresas y familias", apunta la declaración.

"Finalmente, en el mediano plazo, cuando las condiciones del mercado cambiario y de la política económica, en particular la fiscal, hayan mejorado y presenten circunstancias propicias, se valoraría la sustitución de este régimen, con la gradualidad, orden y transparencia requeridas, por uno de flotación administrada, que acote las variaciones del tipo de cambio, asegure la estabilidad de este macroprecio y promueva razonablemente la competitividad del país", concluyó.