Bogachev –que utiliza los alias virtuales de "lucky12345" y "slavik"- es, según la oficina federal de investigaciones estadounidense, el responsable de robar a través del hackeo de miles computadoras en todo el mundo una cifra cercana a los US$100 millones.

Sin embargo, más allá del dinero, una de las principales causas del revuelo por su búsqueda -y lo que motiva la oferta tan generosa a cambio de su captura- es la sofisticación para cometer sus crímenes.

"Él es buscado por estar involucrado en una amplia red de crimen organizado que instalaba, sin autorización, el software malicioso conocido como GameOver Zeus(GOZ) que capturaba números de cuentas bancarias, contraseñas y números de identificación personal", describe el FBI en su página de los más buscados.

Y añade que Bogachev era el administrador principal de la red.

Mientras sus cómplices –se sospecha que son al menos cuatro personas más- distribuían correos electrónicos conocidos como "spam" o "phishing" para infectar las computadoras, el ruso aprovechaba la información recolectada por GOZ para vaciar las cuentas de sus víctimas.

A pesar de la enorme cantidad de dinero ofrecida, existe una dificultad en caso de que fuera capturado: la última vez fue visto en la ciudad de Anapa, en el sur de Rusia, país con el que Estados Unidos no tiene tratado de extradición.

El recorrido de un criminal

"La red que utilizaba Bogachev junto a su software Zeus es una de las más sofisticadas y dañinas que hemos conocido", dijo a los medios de comunicación locales el director adjunto del FBI, Robert Anderson.

Pero, ¿cómo funcionaba?

De acuerdo con la información entregada por el FBI en su página, las investigaciones comenzaron en septiembre de 2011, cuando los agentes federales se encontraron con una nueva forma de virus troyano: el GOZ.

De acuerdo con el colaborador de la BBC en Nueva York Vladimir Kozlovsky, uno de los casos de hackeo más reconocidos sucedió con una tribu indígena que posee un casino en el estado de Washington, y a la que el virus GOZ de Bogachev le robó cerca de US$277.000.

"La red liderada por Bogachev enviaba a las personas que administraban el casino correos electrónicos que conducían a una página de internet, donde obtenía toda la información clave para robar el dinero de sus cuentas", explicó Kozlovsky.

Después el dinero robado circulaba por una red conocida como "botnet", donde prácticamente se perdía el rastro, para después llegar a las cuentas controladas por la red criminal.

A un banco del estado de Florida le ocurrió lo mismo: la banda de Bogachev se llevó US$7 millones de sus arcas.

Según el FBI, con este sistema GOZ logró colarse en al menos un millón de computadores alrededor del mundo.

El secuestro virtual

Sin embargo, este no era el único método para obtener recursos. El otro funcionaba de un modo más perverso: secuestraba los computadores y exigía un rescate para "liberarlos".

De acuerdo al informe del Departamento de Justicia, basado en las denuncias hechas en los estados de Nebraska y Pensilvania en 2012, el usuario identificado en la red como "lucky12345" lograba instalar, de forma ilegal, otro virus malicioso llamado "Cryptolocker", que bloqueaba el acceso a los archivos que estaban en la computadora de la víctima.