“En el 2020 deberá hacerse el balance de medio período y no hemos avanzado lo suficiente, señaló. Requerimos los recursos asignados, según el mandato de la Asamblea General, para tomar medidas concretas para reconocer las contribuciones de la población afrodescendiente y respetar, proteger y asegurar el acceso a sus derechos fundamentales”, dijo la Vicepresidenta.

Campbell, quien lleva la vocería en este tema en el gobierno de Carlos Alvarado, también aprovechó el espacio dedicado al país para resaltar la apuesta de este gobierno y de los gobiernos que lo precedieron por el derecho internacional y el diálogo a nivel multilateral.

Sobre Venezuela

“Costa Rica rechaza cualquier curso de acción que implique el ejercicio de la violencia contra el pueblo venezolano, el uso de la fuerza o la intervención militar”, afirmó con contundencia durante su intervención en el foro de Ginebra.

“No podemos guardar silencio ante los intentos de algunos actores internacionales de destruir el multilateralismo y menoscabar las instituciones. Mi país ha decidido levantar la voz para promover el fortalecimiento de las instituciones del sistema internacional, así como una comunidad internacional más democrática, en la cual la regulación del ejercicio del poder de los Estados asegure a todas las personas todos los derechos, sin discriminación alguna”, expresó Campbell.

Sin embargo, dijo que se debe trabajar para garantizar el respeto de los derechos humanos de todas las personas, principalmente en las naciones cercanas a Costa Rica que hoy atraviesan conflictos.

La Vicepresidenta fue enfática al señalar que en este momento histórico para la región “sólo el camino del diálogo comprometido y efectivo puede ser la solución a situaciones como las que viven Nicaragua y Venezuela”.

“La crisis (en Nicaragua)… podría impactar en la estabilidad y el devenir del desarrollo de Centroamérica. La represión de la protesta pacífica, así como el encarcelamiento y la criminalización de los periodistas y estudiantes, los tratos crueles y degradantes de los detenidos, las represalias contra aquellos que colaboran y dan información a las misiones internacionales, se han recrudecido en los últimos meses”, dijo Campbell.

La Vicepresidenta resumió así los testimonios de personas que han estado detenidas o reprimidas durante las protestas en el vecino país, y que lograron llegar a Costa Rica, donde han narrado las situaciones penosas que vivieron.

En el caso de la “grave crisis” en Venezuela, Campbell también fue enfática al señalar que la posición costarricense es a favor de que la salida, debe ser “pacífica y negociada”.

“Costa Rica rechaza cualquier curso de acción que implique el ejercicio de la violencia contra el pueblo venezolano, el uso de la fuerza o la intervención militar”, afirmó con contundencia durante su intervención en el foro de Ginebra.

Campbell aprovechará su visita para reunirse con el Presidente del Consejo de Derechos Humanos, la Presidenta de la Asamblea General de la ONU, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y el Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con vistas a obtener los apoyos necesarios con el fin de promover mecanismos para alcanzar los objetivos del Decenio Internacional para los Afrodescendientes.