El asesinato ocurrió en el marco de una acción de recuperación de tierras, según informó  la organización indígena Ditsö, que responsabilizó al Estado costarricense por no actuar, "a pesar de que Térraba cuenta con medidas cautelares otorgadas por la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos).

Este martes, el Ministerio Público informó que un hombre de apellidos Varela Rojas fue detenido como sospechoso del crimen, el cual está siendo investigado por la Fiscalía Adjunta contra el Narcotráfico y Delitos Conexos.

"El Ministerio Público tramite el caso con la celeridad e importancia debida, tomando en cuenta que la víctima era una de las personas indígenas del territorio bajo tutela de la medida cautelar MC 321-12, impuesto al Estado de Costa Rica por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos", agregó la Fiscalía.

Por otra parte, la Defensoría de los Habitantes envió un informe a la CIDH en el que señala que las acciones del Estado no han sido suficientes para detener la violencia en los territorios de reserva indígena, donde se desarrolla un proceso de desalojo de terratenientes exógenos que se habrían apropiado de extensas áreas de manera ilegal.

“Estoy haciendo un llamado al Estado para que realmente lidere, de manera inmediata y efectiva, acciones que permitan atender el conflicto por tierra. Igualmente condeno enérgicamente este crimen y exhorto a las autoridades a tomar las medidas necesarias para dar con los responsables de este hecho”, expresó la defensora de los habitantes, Catalina Crespo.  Ver nota completa enhttps://www.informa-tico.com/25-02-2020/defensoria-habitantes-denuncia-crimen-lider-indigena-cidh

Por su parte, el presidente Carlos Alvarado condenó el asesinato de Rivera y anunció que el miércoles dará a conocer nuevas acciones ante el conflicto de tierras en la zona sur del país.

"Condeno el asesinato del dirigente indígena Yeri Rivera en Térraba. Lamento profundamente los hechos de violencia ocurridos el día de hoy en esa comunidad. Ya se ha procedido a la detención del presunto responsable. Mañana anunciaremos más medidas en esta materia", escribió el mandatario en su perfil de Twitter.

 

Reacciones

El asesinato del líder brorän de Térraba ocurrió a menos de un mes de cumplirse el segundo aniversario de del asesinato de Sergio Rojas, otro destacado dirigente de los pueblos indígenas, el 18 de marzo de 2019. La muerte de Rojas sigue sin esclarecerse. 

Distintas organizaciones levantaron de inmediato su voz para condenar el crimen y demandar al gobierno acciones efectivas para dar cumpllimiento a las medidas cautelares dictadas por la CIDH, desde hace cinco años.

La Federación Ecologista Costarricense (FECON) repudió el crimen que definió como "una de las muchas agresiones y acciones violentas inspiradas por el racismo que sufren los pueblos indígenas en Costa Rica” .

FECON llamó la atención sobre la peligrosidad de algunas informaciones que difundieron hace solo unos días  el “Canal 7 y otros medios de comunicación masiva”, que “han azuzado la violencia contra los indígenas”, principalmente en el sur de nuestro país, donde el racismo contra las personas de los pueblos originarios es palpable. Dichas informaciones criminalizaban las recuparaciones de tierras que pertenecen a los territorios indígenas.

Las tierras que recuperan los indígenas “son propiedades que la legislación costarricense reconoce, por mérito histórico, como parte de los territorios indígenas, pero que los gobiernos de turno no aplican, protegiendo así intereses de grupos racistas que han agredido a las personas indígenas”, agrega el comunicado de FECON.  

“Es urgente que los asesinatos de Sergio Rojas y Jerhy Rivera no queden en la impunidad, es urgente que se investigue y se encuentren a los actores materiales e intelectuales de estos crímenes”, insistió la organización ecologista.

La tarde del domingo, el Frente Nacional de Pueblos Indígenas (FRENAPI) lanzó una "alerta temprana" sobre la movilización  de un grupo de "matones armados" al servicio de un "no indígena" de apellido Guadamuz, que en apariencia se dirigía hacia las recientes recuperaciones en Térraba.

Según dicha información, Guadamuz levantó tres campamentos "en la finca que usurpa hace algunos años en Térraba", dentro de la cual se encuentra el Colegio público de la localidad, "el cual quedó prácticamente en estado de sitio". aseguró FRENAPI.

La organización aseguró que todas recuperaciones hechas hasta ahora han sido hechas a no-indígenas usurpadores y poseedores "de mala fe", según las leyes y resoluciones judiciales.

De acuerdo con FRENAPI,  el gobierno no ha sido capaz de cumplir con el proceso de afirmación tereritorial autónoma, ni con la aplicación de las medidas cautelares de la CIDH; tampoco ha hecho justicia en encontrar a los responsables matgeriales del crimen de Sergio Rojas.

"Esta impunidad, como lo hemos expresado, envalentona a las personas usurpadoras de "mala fe", al punto de manifestar constantemente amenazas contra la vida de quienes de forma pacífica estamos recuperando las tierras-territorio que nos pertenecen", concluyó la organización.