En el acto, el ministro Méndez Mata recordó que esta obra y otras que se desarrollaron durante la administración saliente, fueron propuestas en una directriz firmada por el presidente Alvarado el 8 de mayo de 2018, horas después de asumir el mando.

El funcionario destacó la importancia de dichas obras para facilitar la movilidad de las personas y de la producción nacional. 

"Más que las palabras, son las acciones las que desarrollan a Costa Rica. A todas y todos los que trabajaron para que esta obra fuera una realidad, muchísimas gracias", expresó por su parte el mandatario, quien subrayó el que esta construcción y otras obras viales se lograron concretar en un contexto muy difícil determinado por la panemia del Covid-19.

Tras el izaje de la bandera nacional, el presidente Alvarado dio la orden de abrir los carriles del nuevo paso a los conductores,  acto que fue acompañado con juegos pirotécnicos y las sirenas de varias motocicletas de la Policía de Tránsito que acompañaron el desfile inaugural.

El proyecto contempla una intervención de 800 metros de longitud, con un paso elevado de 340 metros, un viaducto de 100 metros y un paso deprimido de 30 metros. La calzada es de 4 carriles, dos por sentido, con espaldones espaciosos de 2,5 metros de ancho. 

En la parte superior hay una rotonda de 60 metros de diámetro, que ordena el paso del tránsito en diferentes direcciones como Betania, Barrio Dent, Guadalupe y la Universidad de Costa Rica.

Esta obra se conecta con los pasos a desnivel de Garantías y la Bicentenario, en Guadalupe, facilitando el tránsito en un amplio sector capitalino. A su vez, este conjunto se conectará con las llamadas Unidades Funcionales de Circunvalación, una megaobra que agilizará  el tránsito en toda la zona circundante del Area Metropolitana.

La obra inaugurada este lunes se construyó a un costo de 21,1 millones de dólares gracias a un empréstito del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).