Emmanuel Macron fue reelegido. Pero su quinquenio tendrá nuevos retos en temas de educación, salud y economía. © Christophe Ena /AP

Este estará lleno decretos que comenzarán con las elecciones legislativas y terminarán con un balance de sus diez años en el poder que condicionará el futuro de su partido, 'la República en Marcha'.

Quien alguna vez se presentó como un candidato novedoso, ahora se enfrenta a un nuevo periodo presidencial. Después de un quinquenio marcado por la pandemia de Covid-19, la agitación social y la guerra en Ucrania, Emmanuel Macron llega de nuevo al Palacio del Elíseo con múltiples retos pendientes.

Las elecciones de este domingo muestran que probablemente este nuevo periodo será todavía más retador que el anterior, con un país dividido entre los electores de izquierda radical y la ultraderecha que consiguió el mejor resultado de su historia, con un 42% de los votos.

Además, Macron tendrá que enfrentarse a un descontento social en ebullición que ya condicionó su primer mandato. Pero que esta vez se ve exacerbado ante un contexto de subida de precios y una falta de representación política que toca especialmente a la juventud. Les presentamos cuáles serán los principales retos en el nuevo quinquenio de Emmanuel Macron.

--- El poder adquisitivo, una demanda del cotidiano

Un salario mínimo con el que cuesta llegar a final de mes. El pedido sobre la recuperación del poder adquisitivo marcó la campaña presidencial y ahora se constituye como una de las demandas urgentes a las que se enfrentará Emmanuel Macron.

Su rival, la ultraderechista Marine Le Pen lo tomó como bandera y aseguró que mejoraría la situación de los “bolsillos” de los franceses. Ahora en el poder, el presidente reelecto deberá mostrar que él también puede hacerse cargo de los problemas que tocan directamente la vida cotidiana de la ciudadanía.

El poder adquisitivo fue una de las demandas más sonadas durante la campaña presidencial y ahora deberá ser atendida por Emmanuel Macron.

El poder adquisitivo fue una de las demandas más sonadas durante la campaña presidencial y ahora deberá ser atendida por Emmanuel Macron. © Stephane Mahe /Reuters

“Si bien los franceses consideran a Macron mucho más presidenciable que a Marine Le Pen, a ella la consideran más cercana a la gente y capaz de resolver sus problemas de la cotidianidad. Yo creo que el problema del poder adquisitivo será un gran tema sobre el cual Macron tiene que proponer una política que, por el momento, tarda en anunciar”, asegura Eugénie Richard, analista experta en relaciones internacionales.

Sin embargo, Macron ha sido reacio a proponer medidas sustantivas al respecto. Tal como afirma Ayimeric Durez, profesor de relaciones internacionales, “no hizo grandes propuestas porque dijo que ya se había ofrecido muchas ayudas en el tiempo de la pandemia”.

Al mismo tiempo, el poder adquisitivo, asegura, estará ligado a las decisiones que tomó la Unión Europea sobre el bloqueo del petróleo y del gas de ruso y que trae consecuencias directas para la ciudadanía francesa.

Algunas medidas ya han sido anunciadas, como un incentivo para las empresas para que puedan entregar bonos a los trabajadores y el aumento del salario mínimo. Pero queda por ver si estas son suficientes para paliar la situación empeorada por la subida de los precios.

--- La economía: inflación e inestabilidad

Macron está entre dos frentes. Así lo asegura Eleonore Caroit, abogada especialista en relaciones internacionales. “Por un lado, tiene que permitir que los precios bajen, pero tiene al mismo tiempo que tener en cuenta una realidad geopolítica que está muy complicada”, sentencia.

Este escenario dividido entre cuidar los intereses de los franceses e ir de la mano con las medidas europeas que defiende marcará su nuevo periodo presidencial en términos económicos.

Un panorama al que se le suma la inflación, que como dice Richard “es algo que realmente no se ha visto en Francia”.

Al mismo tiempo, la política denominada por Macron como “cueste lo que cueste” para hacerle frente a la pandemia, tal como expone la internacionalista, le ha dejado una deuda grande al país.

El presidente, sin embargo, tiene algo a favor: la baja tasa de desempleo. Esta cayó al 7,4% en el cuarto trimestre de 2021, un nivel que no conseguía desde 2008. Macron prometió que trabajaría por el pleno empleo en Francia.

--- Ecología: un tema para atraer al electorado de la izquierda

Quizás no haya un tema más cercano a la izquierda que el medioambiental en el programa de Emmanuel Macron. Una de sus propuestas que salió a relucir aún más después de la primera vuelta presidencial con el objetivo de hablarle al oído al electorado del candidato de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon.

Una meta que deberá perseguir ya no en campaña sino dentro del propio Palacio del Elíseo.

Así, un primer paso para conseguirlo podría estar en el nombramiento de su primer ministro. “Macron ha prometido que sería ecologista, la ecología va a estar en el centro de su mandato, él no tiene otra posibilidad.”, dice Richard.

En ese sentido, el presidente ha promovido la energía nuclear, al mismo tiempo en que buscará desarrollar la energía eólica y solar. Para algunos expertos Macron debe ir más allá.

“Tiene que tener la valentía y el coraje político de hacer un programa que no va ser necesariamente popular, que va a ser utilizado por políticos un poco populista pero que el futuro de todos depende de eso", sentencia Richard.

Además, tal como lo muestra Durez deberá ser activo en los temas medioambientales porque “no cumplió con sus promesas durante su quinquenio” y es “acusado de retórica sobre este tema”.

 --- El descontento del sector educativo: ¿qué puede hacer Macron?

Muchas fueron las veces en las que los maestros franceses salieron a manifestar su descontento con las políticas de Macron en las calles. Los educadores hablaban de hartazgo y criticaban haber sido relegados durante su mandato.

Ahora el presidente deberá hacerle frente a ese “divorcio” con los maestros del país.

“Los educadores son tradicionalmente electores de izquierda, también Macron los ha perdido totalmente, él ha prometido mucho más presupuesto para la educación y de contratar profesores nuevos”, afirma Richard.

Y aunque ha propuesto una revalorización del sueldo de los maestros de cerca de un 10% para 2023, esto parece no ser suficiente. Para Durez, hay un aspecto que podría ser definitivo: el cambio de su ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer.

--- Un quinquenio lleno de retos políticos, de principio a fin

Poco tiempo después de llegar por segunda vez al Palacio del Elíseo, Macron tendrá un gran primer reto: las elecciones legislativas. De ellas dependerá su gobernabilidad y la posibilidad de llevar a cabo las reformas que prometió durante la campaña.

Tal como anota Durez, en el sistema político francés el presidente suele conseguir la mayoría absoluta. Sin embargo, el país galo vive “un contexto particular porque hoy en día hay tres grandes bloques con la ultraderecha, la izquierda radical y el centro de Macron”.

Esto podría dificultar su objetivo y la izquierda podría abrirse espacio en el Parlamento “en este caso sería muy diferente para Macron porque tendría mucho menos margen de maniobra y se tendría que enfocar en la política exterior sin tener mucha posibilidad de impulsar la política nacional.”

Por lo que el presidente deberá concentrarse en llamar al electorado de estos dos extremos en los próximos meses.

Un comienzo complicado acompañado de un final definitivo. Lo que haga Macron en los próximos cinco años determinará el futuro de su partido ‘En Marcha’.

“El partido digamos que no tiene mucha fortaleza más allá de Macron. Es un partido que tiene muchas personalidades políticas que provienen del socialismo, de los republicanos, de derecha, entonces va a ser muy difícil tener un liderazgo claro, una unión después de Macron”, asegura Durez.

Por su parte, Richard cree que el gran reto será el de fidelizar al electorado. “Hay muchos que se fueron a la extrema derecha y extrema izquierda. Macron ya no es el candidato nuevo, disruptivo, creativo, sino que es una persona que tiene que defender un balance que le reprocha mucha gente”.

Así, el nuevo quinquenio de Macron marcará el escenario político al que se enfrentará En Marche en 2027 y también a su posible sucesor.