De esos  gastos por 645,9 millones de colones invertidos,  la mayor parte está debidamente respaldada, pero quedan 18 millones que  no tienen respaldo contractual por lo cual se están analizando detenidamente, indica el estudio que se encuentra en una fase estrictamente cuantitativa, pues no entra aún a evaluar los resultados de los distintos eventos en términos de calidad e impacto.

El FIA 2015, entre el 23 de abril y el 3 de mayo, resultó –según la valoración de las propias autoridades del gobierno- un fracaso total, debido a aparentes fallas en su planificación y organización. Muchas actividades fueron canceladas y otras se realizaron con muy escaso público.

A raíz del fracaso, presentaron la renuncia la ministra Elizabeth Fonseca y los dos veciministros, mientras que el director del Centro de Promoción Artística y Cultural (CEPAC), Inti Picado, fue separado del cargo.

“En estos primeros días hemos trabajado en la clarificación de los recursos monetarios, para poder asumir lo que sigue”, explicó Durán.

Paralelamente se trabaja en “dar continuidad a los procesos políticos en curso en el MCJ” para garantizar el funcionamiento normal de todas las instituciones que componen el Ministerio, mientras se consolida “un proceso ordenado y transparente de revisión de lo sucedido en el Festival”, señaló.

La ministra a.i. afirmó que a partir de este martes se instalará un centro de atención en las oficinas del CPAC, cuya función será atender a las personas que se presenten de manera individual para reclamar información relativa a los asuntos del Festival o para presentar documentos o reclamos.

Datos

Según la información recopilada hasta el momento, de las 227 actividades que llegaron a realizarse, 188 corresponde a espectáculos artísticos y 39 a actividades como talleres, exposiciones o ferias.

Las actividades no realizadas (144) corresponden a conciertos conciertos, talleres literarios, feria de artesanos, entre otros.

De los recursos utilizados (645,9) millones, el 90,9% (587) corresponde a contrataciones de artistas y talleristas. El restante 9,1% se gastó en costos de producción.

A la fecha, hay un monto de 18,7 millones que se gastaron sin la firma de un contrato previo, por lo que las nuevas autoridades están analizando caso por caso para determinar lo que ocurrió y tomar las acciones que corresponda, según el informe.