Yo soy exigente, quiero entrega y compromiso: Jorge Luis Pinto.
Yo soy exigente, quiero entrega y compromiso: Jorge Luis Pinto.

“Yo soy exigente, yo quiero compromiso, yo quiero entrega, y no comparto ciertas actitudes”, dijo el estratega durante la conferencia de prensa del jueves, en que se anunció su salida.

Eso provocó que alguno o algunos miembros del cuerpo técnico conspiraran para provocar la caída del entrenador, quien para describir la experiencia expresó en forma contundente: “estuve durmiendo con el enemigo durante año y medio”.

La versión del presidente federativo, Eduardo Li, y de los asistentes de Pinto, Pablo Wanchope y Luis Marín confirman en cierta forma lo dicho por el técnico.

Según Li, tanto los jugadores como el cuerpo técnico y hasta los administrativos estaban molestos por “el trato” de Pinto, quien además tuvo “la osadía” de exigir, como condición para continuar al frente del equipo, la libertad para escoger un cuerpo técnico de su gusto y conveniencia.

Jugadores como Bryan Ruiz y Alvaro Saborío han coincidido en que las relaciones con el entrenador llegaron a ser muy tensas y consideraron sana la renovación de su liderazgo, pero sus criterios han sido externados con mucha cautela, sin dejar de reconocer el legado sin precedentes que Pinto deja al fútbol costarricense.

Las circunstancias escandalosas de la partida de Pinto tuvieron repercusiones internacionales. La prensa latinoamericana y europea dio cuenta al detalle de la polémica.

Internamente, los argumentos de la dirigencia deportiva no convencieron a muchos. Los diarios impresos titularon con frases elogiosas para el técnico colombiano, como: “Salida de Pinto empaña imagen de la Selección” (La Nación) o “Pinto, C.R. te quiere” (Extra).

La discusión en redes sociales también ha estado encendida.

“Cualquiera que en nuestro país haya intentado exigir orden, disciplina, compromiso, capacitación permanente, a las gentes o equipos de personas con las que debe llevar adelante proyectos, empresas, obras de toda índole y naturaleza, habrá sufrido, sin ninguna duda, lo mismo que Pinto”, escribe el cineasta costarricense Oscar Castillo en su muro de Facebook.

Lo ocurrido con Pinto es muestra de “la mediocridad rampante, del nadadito de perro de dirigentes políticos y otros “líderes” que conducen al país” en diferente campos, apunto el cienasta.

“Usted nos hizo vibrar como un solo país. No hubo barreras ideológicas, sociales, económicas, religiosas, étnicas o culturales que nos separaran. La historia le recordará y nuestros corazones también!”, dijo por su parte el conocido abogado y asesor legislativo Ricardo Castro Calvo.

Otras opiniones se inclinan por defender el talento nacional y minimizar la importancia del aporte de Pinto a la hazaña realizada por la tricolor en el Mundial de Brasil 2014.

Tras la salida de Pinto, sus ex asistentes Wanchope y Marín, se harán cargo del próximo reto de la Sele: la Copa Centroamericana de UNCAF, que tendrá lugar en ciudades de Estados Unidos entre el 3 y el 13 de setiembre próximo.

Esta será una prueba de fuego para los detractores de Pinto, pues mostrará que tanto peso ha tenido el técnico colombiano en el crecimiento de la selección nacional.