La oficina de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) anunció en San José su apoyo a la iniciativa para declarar el Decenio de la Agricultura Familiar, que presentará Costa Rica ante la Asamblea General de la ONU “considerando la importancia de la agricultura familiar en la seguridad alimentaria, el desarrollo sostenible y la erradicación del hambre y la pobreza.

La FAO sostiene que cerca del 70 por ciento de los alimentos de la canasta básica en América Latina provienen de sistemas de agricultura familiar. Además destaca que la agricultura familiar es la actividad económica con mayor potencial para aumentar la oferta de alimentos en la región, para reducir el desempleo y acabar con la desnutrición que afecta las poblaciones rurales más vulnerables.

En el 40º Período Ordinario de Sesiones de la Conferencia de la FAO en Roma, la Viceministra de Agricultura y Ganadería de Costa Rica, Ivannia Quesada Villalobos, ante los Ministros de Agricultura del Planeta, resaltó el valor de extender los exitosos resultados del Año Internacional de la Agricultura Familiar del 2014.

Por lo que se solicita la declaratoria de un Decenio de la Agricultura Familiar para contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en particular del Objetivo 2: Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.

Por su parte, José Graziano da Silva, Director General de la FAO, manifestó en Roma, la voluntad de dicha Organización, de seguir colaborando con el Foro Rural Mundial, los Gobiernos y las agencias de las Naciones Unidas, para que el Decenio sea exitoso.

Coordinador de la FAO para Mesoamérica, Tito Díaz, destacó que “el Año Internacional de la Agricultura Familiar en 2014, permitió visibilizar el impacto social, económico y ambiental que tiene la agricultura familiar, pero también evidenció los vacíos desde el punto de vista de incentivos, de organización y de políticas públicas dirigidas al sector”.

“La declaración del decenio de la agricultura familiar le daría continuidad a la agenda impulsada por los Gobiernos y las organizaciones del sector productivo” afirmó Díaz.

Importancia del Decenio de la Agricultura Familiar

El designar la Década de la Agricultura Familiar permitirá avanzar aún más en la promoción y desarrollo de políticas públicas a favor de los agricultores y agricultoras familiares, impulsar la colaboración entre los diferentes actores en el medio rural, potenciar acuerdos entre consumidores, organizaciones agrarias y campesinas, centros de investigación, Estados, y organismos internacionales, entre otros.

Además, contribuirá a garantizar la inclusión productiva de las mujeres y jóvenes de áreas rurales, promoviendo su empoderamiento mediante el incremento en el acceso a la información, recursos productivos, recursos financieros y al proceso de toma de decisiones.

FAO promueve las políticas públicas en pro de los agricultores y agricultoras familiares

La FAO ha trabajado en América Latina y el Caribe con el Parlamento Latinoamericano y Caribeño (PARLATINO) para generar leyes marco, que han sido utilizadas por los países como referentes para la formulación de sus propias leyes, reconociendo el contexto específico de cada país.

Asimismo, la FAO en alianza con mecanismos de integración regional, los Gobiernos, las organizaciones de agricultores familiares y otros actores, impulsa procesos para visibilizar al sector y consolidar su inclusión en la agenda política.

“Saldar la deuda con el campo requiere inversión sostenida y políticas de largo plazo, ya que no son suficientes dos o tres años para que procesos de desarrollo muestren resultados sustanciales, especialmente después de que la agricultura familiar estuvo desatendida durante 20 o 30 años. Para que este sistema productivo se desarrolle realmente, se requiere una gestión continuada y sostenible”, argumentó Díaz.

La FAO a nivel de la subregión ha facilitado espacios de diálogo nacional de agricultura familiar entre representantes de distintos sectores, con el propósito de elaborar e implementar políticas públicas diferenciadas en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá y República Dominicana.

También, en el marco de la Comisión Centroamericana y de República Dominicana de Agricultura Familiar (CCAF), la FAO  junto al Programa Mesoamérica sin Hambre,  han avanzado en la normativa para la conceptualización, caracterización y registro de la agricultura familiar en los países antes mencionados.

Por otra parte, la FAO ha estado impulsando las compras públicas a la agricultura familiar, y busca fortalecer la vinculación de los agricultores familiares como proveedores de programas de alimentación escolar.

Asimismo, mediante un proceso de articulación intersectorial entre varias instancias del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), como el Sistema de la Integración Social Centroamericana (SISCA), la Coordinadora Educativa y Cultural de Centroamérica (CECC), el Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica y República Dominicana (COMISCA), y el Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC), entre otras instituciones, busca  promover la complementariedad de las políticas de protección social y de inclusión productiva en las estrategias de lucha contra la pobreza rural.