Un avión espía estadounidense U-2, como el de la gráfica, es el que habría ingresado a una zona restringida de China.

El vuelo de reconocimiento del avión U-2 sobre un área en el norte de China violó las reglas de seguridad vigentes entre ambas naciones, indicó Xinhua, que cita al portavoz del ministro de Defensa Wu Qian.

"La acción de Estados Unidos hubiera podido llevar a malentendidos e incluso a accidentes", señaló el informe, y agregó que "esa acción es una obvia provocación".

"China se opone firmemente a ese tipo de acciones de provocación y presenta solemnes protestas ante la parte estadounidense".

La molestia de China ocurre cuando las relaciones entre ambos países se han deteriorado a niveles históricos, con disputas en materia comercial, militar y política.

En el plano militar, las fuerzas navales estadounidenses realizan operaciones frecuentes cerca de Taiwán y en el mar de China del Sur, desafiando los reclamos