En su turno en el podio, Trump arremetió contra los inmigrantes, como uno de los desafíos “más críticos” a los que se enfrenta el mundo. (F: ONU)

Trump señaló la inmigración ilegal como uno de los desafíos “más críticos” a los que se enfrenta el mundo y acusó a quienes defienden la libertad de movimiento de los migrantes de estar ayudando a traficantes de personas y redes criminales.

El presidente de Estados Unidos alabó la cooperación que los países vecinos están mostrando en materia migratoria y, especialmente, las acciones del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

“Quiero agradecer al presidente López Obrador de México por la gran cooperación que estamos recibiendo y por poner ahora mismo 27 mil tropas en nuestra frontera sur”, destacó Trump.

“México nos está mostrando gran respeto y yo les respeto a cambio”, añadió el presidente estadounidense.

También envió un mensaje, a quien se plantee intentar cruzar la frontera ilegalmente. “Escuche estas palabras: no pague a los traficantes, no pague a los coyotes, no se ponga en peligro, no ponga a sus niños en peligro. Porque si llega hasta aquí, no se le va a permitir entrar, se le va a retornar rápidamente a casa y no será puesto en libertad en nuestro país”.

“Mientras yo sea presidente de Estados Unidos, vamos a aplicar nuestras leyes y a proteger nuestras fronteras”, insistió.

Trump dedicó varios minutos de su discurso ante la ONU al asunto migratorio, insistiendo en que los flujos ilegales plantean problemas no solo para los países receptores, sino también para los de origen y, en especial, para las propias personas que se exponen a grandes riesgos en esas travesías.

“La migración ilegal masiva es injusta, insegura e insostenible para todos los involucrados”, dijo y acusó a “los activistas de las fronteras abiertas” de estar ayudando a organizaciones criminales y poniendo en peligro las vidas de personas inocentes.

“Cuando se mina la seguridad fronteriza se minan los derechos y la dignidad humana”, apuntó.