El proyecto de Ley Celíaca, como se le conoce, obtuvo el visto bueno en la Comisión de Asuntos Sociales y este martes logró el resello del Congreso.

El diputado Luis Vázquez, de la Unidad Socialcristiana, pidió al Poder Ejecutivo que levantara el veto presidencial que pesaba sobre esta iniciativa para luego, en el marco del Día Mundial de las personas con enfermedad celíaca el 27 de mayo, desafiar al Plenario Legislativo a trabajar en un acuerdo que permitiera el resello de la Ley vetada por la ex presidenta Chinchilla.

“En esa ocasión pretendíamos dar un gran paso en la reivindicación de los derechos de los consumidores en general y de los celiacos en particular”, afirmó Vásquez.

“Hoy la Asamblea Legislativa llamó la atención sobre las acciones de políticas públicas que harán reales los derechos a los consumidores celiacos con una información clara sobre lo que van a consumir. Además, se dan instrucciones a las instituciones públicas para un verdadero diagnóstico de la enfermedad, para apoyar a quienes la padecen y brindarles una mejor calidad de vida”, dijo el legislador.

El consumo de gluten en forma continua, aún en pequeñas proporciones, de forma voluntaria o involuntaria, afecta las vellosidades intestinales incluso en ausencia de síntomas, provocando alteraciones o generando la aparición de otras enfermedades autoinmunes y desarrollo, a largo plazo, enfermedades más graves.

“Cinco de cada cien personas es intolerante al gluten, por lo que urge adecuar la legislación costarricense para darles a estos costarricenses, el pleno derecho de consumir” dijo Vásquez en el Plenario.

Recordó que un celiaco, para mantenerse sano “debe llevar una estricta dieta libre de gluten y eso solo es posible con una información adecuada en los productos que están a la venta en nuestro país.

Este tema, señaló, tiene una connotación de derechos humanos y de interés para la sociedad costarricense. Un enfermo celiaco sin una dieta libre de gluten tiene una probabilidad entre cinco y diez veces mayor que el de la población sana, de padecer alguna dolencia autoinmune como la diabetes mellitus tipo 1 y la tiroiditis de Hashimoto, pero también el síndrome de Sjö- gren, la hepatitis autoinmune y la ataxia.

Hay un 50% de probabilidad de que un enfermo celiaco desarrolle linfomas en el intestino delgado, por lo cual, un diagnóstico a tiempo le ahorra sufrimiento a las personas y recursos al erario público.

El diputado Vázquez puntualizó que lo que resulta aún más interesante es que tal vez se trate de la única enfermedad autoinmune cuyo agente desencadenante hemos identificado con claridad, el gluten. Y como sociedad podemos asegurarnos de que los celiacos disfruten de una vida sana”, afirmó.

La iniciativa de la exdiputada socialcristiana Gloria Bejarano Almada fue puesta a despacho por el diputado de la Unidad Luis Vásquez Castro y se solicitó al Presidente Luis Guillermo Solís la convocatoria del veto.

La Ley Celiaca fue aprobada en Segundo Debate el 6 de julio del 2011 en la Comisión Plena Segunda como “Ley para la atención de la enfermedad Celiaca, Expediente 17800”. Esta nueva ley declara la atención de la enfermedad celiaca de “interés nacional”, y se designa el día 5 de mayo de cada año como el Día Nacional libre del Gluten. El gluten que de forma natural contiene el trigo el causante de este trastorno físico.

Nuevas regulaciones

La Ley establece una serie de regulaciones de acatamiento obligatorio por parte de los ministerios de Economía y de Salud, así como el etiquetado obligatorio de los productos alimenticios que indique en forma expresa y notoria tanto en el producto como en la publicidad, que el producto se encuentra “libre de gluten”.

La nueva Ley dispone que el Ministerio de Salud, la CCSS, el MICIT, los departamentos de investigaciones de las universidades nacionales y el MEP; tendrán tareas específicas para, entre otras cosas desarrollar las siguientes acciones: “detección, diagnóstico, seguimiento y tratamiento de la enfermedad, investigación de la celiaquía para mejorar la detección temprana y desarrollar programas para difundir en los ámbitos educativos, con el objeto de concientizar sobre esta enfermedad.