Tras el fallo de la Sala Constitucional que avala el desalojo de aquellas ventas ambulantes que no dispongan de permisos para ejercer la actividad, la Defensoría de los Habitantes llamó a la municipalidad de San José y al ministerio de Seguridad Pública para que las velen por que las actuaciones policiales que se vayan a emprender resulten efectivas, sin caer en abusos de autoridad o actividades prepotentes  y discriminatorias.

Para la institución Defensora, aunque la gestión es absolutamente necesaria, las autoridades responsables de los desalojos deben ofrecer inducciones pertinentes a su personal para así evitar disturbios que afecten el diario vivir de la población que transita por los bulevares.

“Es sabido que las ventas ambulantes constituyen una modalidad de trabajo informal mediante la cual las personas palian el desempleo, al cual el Estado costarricense en su conjunto, incluidas las municipalidades, debe brindarle soluciones integrales”, manifestó la Defensoría.

 

“Siendo que el desempleo constituye una problemática de índole social su solución no está en declarar las alternativas informales de solución como “ilegales", ni en tratar de contrarrestarlo con medidas policiales represivas, pues más bien se incurre en el riesgo de incentivar la delincuencia y otras alternativas de sobrevivencia lesivas de la dignidad humana”, añadió la entidad.

 

Para la Defensoría, sería también oportuno que las municipalidades informen a través de los medios de comunicación a partir de qué fecha se estará reforzando la presencia policial en las zonas en las que proliferan este tipo de ventas, quienes procederán a decomisar la mercadería de todos aquellos vendedores que no cuenten con los respectivos permisos municipales y ministeriales

 

“Con esta medida y otras de índole conciliador se procuraría desincentivar ese tipo de actividad comercial, induciendo a los vendedores a buscar otras alternativas de trabajo formal o informal, en lo cual la coordinación con el ministerio de Trabajo resultaría muy relevante”, concluyó la institución.