El Consejo está integrado por las instituciones nacionales de derechos humanos de Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá y Belice.

El principal objetivo de este órgano regional es impulsar acciones conjuntas para la promoción y protección de los derechos humanos en Centroamérica.

Al asumir la presidencia Crespo, Defensora de los Habitantes de Costa Rica, destacó los desafíos que enfrentan los pueblos centroamericanos están duramente marcados por los impactos de la pandemia por el Covid-19.

Por lo que Crespo centró su mensaje en un llamado a impulsar acciones regionales conjuntas para que los derechos humanos sean la base para los esfuerzos de recuperación en Centroamérica.

“En nombre de Costa Rica y de la Defensoría de los Habitantes de la República, debo acreditar que me siento privilegiada por el respaldo unánime que recibimos de nuestros homólogos de Centroamérica. Este cargo representa una oportunidad para que las instituciones nacionales de derechos humanos de la Región aunemos esfuerzos para enfrentar todas aquellas situaciones que comportan violaciones y afectaciones al ejercicio de los derechos y las libertades públicas de las y los habitantes de la América Central”, resaltó la Defensora de los Habitantes costarricense.

La designación de Crespo en la presidencia del Consejo Centroamericano de Procuradores y Procuradoras de Derechos Humanos (CCPDH) se llevó a cabo durante una sesión virtual en la que recibió el apoyo unánime de sus homólogos centroamericanos.