"Estaremos promoviendo actividades para apoyar el programa de lotería fiscal, a través de campañas de concientización y otras acciones conjuntas de los operadores bancarios y financieros, a efecto de fortalecer la transparencia tributaria, la trazabilidad de las transacciones financieras y la bancarización de la población mediante los pagos con tarjetas de crédito y débito”, explicó Guillermo Quesada, Presidente de la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras.

Al referirse a esta coordinación, Fernando Rodríguez, viceministro de ingresos de Hacienda, recalcó la importancia de que las entidades bancarias apoyen programas estratégicos como la Lotería Fiscal para mejorar los controles tributarios y la recaudación del impuesto general sobre las ventas.

Rodríguez recordó que la lotería fiscal tiene como objetivo principal incentivar el uso de tarjetas de débito y crédito para el pago de las compras en el territorio nacional, con el fin de contribuir a mejorar la recaudación de impuestos y el control tributario, de aquí la importancia de los emisores de tarjetas promuevan su uso para la participación en los sorteos.

Durante este año, Hacienda realizará tres sorteos electrónicos, en los meses de abril, agosto y diciembre, en los cuáles se repartirán ¢100 millones de colones por sorteo, divididos en un premio de ¢50 millones, un premio de ¢30 millones y dos premios de ¢10 millones.

Para el sorteo del mes de abril participan todas las acciones acumuladas durante los meses de diciembre 2014 enero, febrero y marzo 2015. Para el sorteo de agosto, se contabilizan las acciones de los meses de abril, mayo, junio y julio, y para el sorteo de diciembre participan las acciones de agosto, setiembre, octubre y noviembre.

Para participar, el banco emisor de la tarjeta le asignará una acción automática al tarjetahabiente por cada tres mil colones de compras en bienes o servicios y dos acciones por cada tres mil colones al pagar por servicios profesionales. Las personas no deben realizar ninguna gestión ante el banco o ante Hacienda para obtener las acciones, porque éstas se le asignan de manera automática por las compras de bienes y servicios pagadas con tarjeta de débito o crédito.

No acumulan acciones los pagos de servicios públicos como: teléfono, agua, seguros, electricidad, multas, tasas, impuestos, conexión de Internet, servicios gubernamentales y pagos a asociaciones cívicas, membresías, cuotas, y otros similares, costas judiciales, incluyendo pagos por pensión alimentaria y retiros en efectivo, las transacciones que se efectúen con la tarjeta y cuya finalidad no sea el pago de mercadería o servicios por ejemplo: uso de cajeros automáticos para el retiro de dinero o consultas y en general, pagos por servicios bancarios y a instituciones financieras.

Cada banco remitirá al Ministerio de Hacienda la información de las acciones asignadas a cada uno de sus tarjetahabientes, que no son acumulativas entre sorteos.

“El sorteo se realiza por medio de un sistema informático, en presencia de la autoridad judicial competente. Una vez emitida la lista de las acciones ganadoras, el emisor de la tarjeta contará con un plazo de un día hábil para comunicar al Ministerio de Hacienda el nombre y número de cédula de los titulares de las cuentas cuya acción haya resultado favorecida. Luego de obtenida esta información, los premios serán depositados por Hacienda en la cuenta del tarjetahabiente, en un plazo máximo de 30 días naturales”,  explicó Rodríguez.