"Griesa se equivoca por enésima vez", afirmó Kicillof y aseguró que "lo que ha firmado el Citibank con los fondos buitre es violatorio de la ley argentina".

El ministro adelantó que pondrá en aviso a la IGJ, la CNV y el Banco Central para que la entidad radicada en el país "cumpla con la ley argentina y cuide los intereses de sus clientes". Kicillof no descartó apelar el fallo del estadounidense juez Griesa, que habilita el acuerdo.

"Sobre la letra chica del acuerdo, se puede decir que lo que ha firmado el Citibank con los fondos buitre es violatorio de la ley argentina", resaltó Kicillof, quien también destacó que la casa matriz del banco "no consultó a las autoridades argentinas" y el acuerdo se conoció recién cuando se hizo público, con el aval del juez de Nueva York Thomas Griesa.

Griesa autorizó el viernes a la sucursal argentina del Citibank a pagar por tercera vez los bonos de deuda bajo legislación local, algo que la entidad informó el domingo. El lunes, el fondo NML de Paul Singer saludó la aprobación y reveló un acuerdo con la casa matriz del banco norteamericano.

Según detalló Kicillof, en el acuerdo, el Citibank desistió a apelar nuevamente el fallo de Griesa, que estipula que la cláusula pari passu también incluye los bonos bajo ley local, y anticipa que abandonará la custodia de bonos de deuda bajo ley argentina, dando informe de la operatoria a los fondos buitre. "Los buitres se transformarán en veedores", subrayó Kicillof y agregó: "¿Qué significa el acuerdo? ¿El Citi va a revelar el secreto de quiénes son los tenedores de bonos bajo ley argentina?".

"El banco ha traicionado la confianza de sus clientes y ha acordado con los buitres a espaladas de ellos y de los organismos reguladores de la Argentina. El gobierno nacional está tratando de salvaguardar los intereses de los bonistas, porque le dimos una licencia al Citi para operar en el país y por un acuerdo en el exterior no podemos abandonar a los ahorristas", sostuvo el ministro.

En ese sentido, Kicillof explicó que pondrá en aviso a la Inspección General de Justicia (IGJ), a la Comisión Nacional de Valores (CNV) y el Banco Central, organismos encargados de regir los permisos de la sucursal del "Citi" en el país para operar como entidad bancaria y en el mercado de capitales. "Ya que el 'Citi', vergonzantemente, no protege más a sus clientes, la Argentina podría apelar la medida ante la justicia norteamericana, porque por enésima vez el juez Griesa se equivoca".

El titular del Palacio de Hacienda alertó que de esta manera "el Citibank parece querer eludir la ley argentina para quedar bien y favorecer a los fondos buitre", cuando "hasta ahora, venía apelando con la dureza que merece un juez que falla a favor de un grupo minúsculo de fondos especulativos que es repudiado por Naciones Unidas y G77".

El ministro consideró que con este acuerdo, que a futuro pondría en jaque el 1 por ciento del total de las cancelaciones de deuda, los fondos buitre buscan que "los bonistas presionen al gobierno nacional" ya que "han tratado de hacernos daño con todo y no han podido".

Kicillof señaló que el Citibank se "autoincriminó" desde un principio cuando la sucursal local de la entidad decidió "no consultar a las entidades regulatorias argentinas sino a Griesa" por el pago de los bonos bajo legislación local y en esas solicitudes argumentó: "El Citibank no tendría que ser obligado por ninguna medida de esta Corte a incumplir la ley argentina".

"El banco pasó de escándalizarse por un fallo que los obligaba a incumplir la ley argentina a acordar no apelar.

Se bajaron de sus principios para no tener problemas con los fondos buitre", lamentó el ministro, pero advirtió: "Por más que un juez extranjero los amenace, lo que trata de hacer el Citibank es imposible". "Si el 'Citi' opera en la argentina es porque tiene que cumplir las leyes argentinas", sentenció.