El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, y su esposa, Beatriz Gutiérrez, encabezaron ayer en Tabasco la conmemoración de la batalla de Centla. (Foto: Google)

Por Alonso Urrutia. Después de que un diario español hizo pública la petición de perdón que solicitaba el mandatario mexicano por vía epistolar, López Obrador subió a su cuenta de Twitter un video acompañado de su esposa, Beatriz Gutiérrez, grabado en las ruinas prehispánicas de Comalcalco, Tabasco, donde explicaba el sentido de la petición, sobre la cual abundaría posteriormente ante cientos de paisanos.

Horas más tarde, a unos metros del mar, donde se organizó la concentración por haber sido el escenario de esa primera refriega entre españoles y chontales, reseñada con detalle por Gutiérrez –presidenta del Consejo de la Memoria Histórica, creado en esta administración–, el Presidente insistió en sus pretensiones:

“Que la corona española haga este reconocimiento y lo mismo la Iglesia católica, porque no se trató sólo del encuentro entre dos culturas. Fue una invasión y se cometieron actos de avasallamiento, se asesinaron a miles de personas durante todo este periodo” afirmó.

“Se impuso una cultura, una civilización sobre otra, al grado de que se construyeron los templos de la Iglesia católica encima de los antiguos de los pueblos prehispánicos. También se excomulgó a quienes son los padres de nuestra patria, Hidalgo y Morelos”, subrayó entre aplausos.

Para el mandatario, el objetivo de las cartas “no es profundizar los diferendos entre las partes sobre lo sucedido durante la Conquista, sino sacarlos del subsuelo, porque aunque se niegue, hay heridas abiertas. Es mejor reconocer que hubo errores”.

Eso es lo que se pretende con las misivas al rey de España y al Papa, anticipando que “en nombre del Estado mexicano también pedirá perdón por los excesos cometidos durante 200 años del México independiente, en especial el exterminio de los yaquis y la represión a los mayas durante el porfiriato y la Revolución, así como el asesinato de miles de personas de la comunidad china en ese periodo”.

Anunció que convocará a especialistas –mediante el Consejo de la Memoria Histórica– de todas las corrientes de pensamiento para que se reflexione en torno a estos sucesos asociados con la Conquista de México para preparar la conmemoración que se pretende con el gobierno español y la Iglesia católica. Hasta anoche, a pesar de las peticiones, la Presidencia no había hecho públicas las cartas.

México hoy

Hacia el mediodía, en el video, subido a la cuenta del Presidente minutos después de que en el portal de El País se hizo pública la solicitud mexicana, Gutiérrez dejó entrever que en su momento se habrán de recordar episodios ocurridos en Cholula o la noche triste. La noche alegre, acotó López Obrador, quien consideró que la llamada Conquista se hizo con la espada y con la cruz.

El mandatario pasó de la reflexión histórica a la realidad actual, augurando que ya llegó el tiempo del sureste, que siempre fue olvidado, pero ahora como por bendición el Presidente de México es de estas tierras bajas.

El jefe del Ejecutivo federal hizo un apretado resumen de las millonarias inversiones en esta región, particularmente las asociadas a la industria petrolera. Ya se ha concretado 80 por ciento de los contratos para la exploración y extracción de petróleo en esta zona cuyo producto ya no se destinará a la venta al extranjero, porque se quiere ahora tener la materia prima para elaborar en México las gasolinas.

Tras referir que en el plazo de un mes se deberá licitar la refinería de Dos Bocas, Tabasco, señaló que su construcción, junto con la rehabilitación de seis refinerías existentes, permitirá que ya no se compre la gasolina en el extranjero, como hasta ahora, que se importa tres cuartas partes del combustible.

Su gira por Tabaco incluía la entrega de las condecoraciones a la perseverancia excepcional en la Marina, por 50 años de servicio, acto que por cuestiones de tiempo fue cancelado. Por ello, el reconocimiento que debería entregarse a, entre otros, el secretario de Marina, José Rafael Ojeda, deberá esperar al 21 de abril, fecha en que fue reprogramado para celebrar el aniversario de la defensa del puerto de Veracruz.