Gráfico extraído de la prensa francesa del 10.3.2020 "Coronavirus : comment comparer les chiffres de France, d'Italie, d'Espagne et d'ailleurs ?" (Libération, 10 mars 2020)

(Gráfico extraído de nota de prensa francesa del 10.3.2020 titulada "Coronavirus : comment comparer les chiffres de France, d'Italie, d'Espagne et d'ailleurs ?" (Libération, 10 mars 2020)

El coronavirus en cifras: el saldo al 24 de marzo, actualizado al 26

Con relación a la cantidad de personas contaminadas oficialmente registradas, después de China (81.588 personas contaminadas por el virus al 24/03/2020 y 81.782 al 26 de marzo) y de Italia (63.927 y 74.386 respectivamente), Estados Unidos aparecía en tercera posición con 51.542 (eran 46.481 norteamericanos contaminados 24 horas antes). Al 26 de marzo, se señala que Estados Unidos aparece siempre en tercera posición con 69.197 norteamericanos contaminados): remitimos a nuestros estimables lectores a este enlace que ofrece la Universidad Johns Hopkins, la cual monitorea, día tras días, la progresión expansiva a nivel mundial del COVID-19.

España se sitúa por debajo de Estados Unidos, con 39.673 personas contaminadas al 24 de marzo (56.188 al 26 de marzo), seguida por Alemania (31.260 al 24, 39.502 al 26 de marzo).

El 22 de marzo, Estados Unidos anunció que en tan solo 24 horas fallecieron 100 personas debido al coronavirus (véase nota de prensa de Infobae).

Respuestas diversas ante la pandemia del COVID-19

La respuesta de cada Estado a la pandemia del coronavirus COVID19, declarada como tal por la OMS el pasado 11 de marzo, ha sido muy variada, observando con temor lo que ocurrió en China y en Italia: se trata de los dos Estados con mayor número de muertes registradas.

El ordenamiento jurídico internacional deja un margen de apreciación bastante amplio a los Estados para adoptar medidas sanitarias en su territorio. Es así como cada Estado ha ido analizando las medidas tomadas por China e Italia y por varios otros Estados, en particular en Asia, para replicarlas a nivel nacional, o bien optar por otra estrategia de contención de este coronavirus. Nótese, a modo de ejemplo, que las autoridades francesas optaron por mantener la realización de la primera vuelta de las elecciones municipales el domingo 15 de marzo, pese a recomendaciones insistentes de científicos y de médicos solicitando reportarlas sine die; y que las escuelas, colegios y universidades funcionaron normalmente hasta el viernes 20 de marzo en todo el Reino Unido.

Cabe señalar que, en Estados Unidos, las medidas sanitarias ordenadas en los aeropuertos causaron un verdadero caos en todas las terminales norteamericanas el pasado domingo 15 de marzo, colocando a una enorme cantidad de personas provenientes de diversas latitudes del planeta confinadas en espacios muy cerrados durante largas horas (véase nota de prensa del Washington Post). No se conoce de estudios que orienten a los investigadores sobre la cantidad de personas que pudieron haber sido contaminadas por el COVID-19 en Estados Unidos el 15 de marzo.

El saldo mortífero al 24 de marzo, actualizado al 26

Con relación al número de personas fallecidas debido al COVID-19 en Europa, cabe notar que el 22 de febrero, Italia registraba la primera persona fallecida por el coronavirus: al 24/03/2020, el saldo era de 6.820 víctimas mortales (eran 6.077 el día anterior), según el reporte precitado de la Universidad Johns Hopkins. Al 26 de marzo, se contabilizan 7.503. En esta misma fecha (26 de marzo), España contabiliza 3.647 fallecidos (eran 2.800 el 24 de marzo y 2.696 el día anterior), habiendo registrado su primera muerte el pasado 3 de marzo (véase nota de prensa del medio español 20minutos).

El 24 de marzo, España superó a China en número de muertos debido al coronavirus (véase nota de la BBC). Italia, que encabeza la lista de Estados con más muertes registradas, lo había hecho el pasado 19 de marzo.

Por su parte, con una primera persona fallecida el 25 de febrero, Francia registra oficialmente 1.331 muertes (eran 1.100 muertes el 24 de marzo y (eran 862 la víspera): sobre la progresión fulgurante de la epidemia en el caso francés, que aún debe esperar el punto más alto de la epidemia en las próximas semanas, remitimos a nuestros estimables lectores a nuestra breve nota titulada "Francia: la progresión del coronavirus".

Con relación al número de muertes por día, el pasado 21 de marzo, Italia registró 793 muertes, alcanzado el número más elevado registrado en tan solo 24 horas (véase nota de la BBC). Este 24 de marzo, se registraron 743 fallecidos en Italia en 24 horas (véase nota de prensa de Le Soir).

El drama humano que se vive en Italia llevó recientemente a Cuba, China y Rusia a proveerla de manera conjunta con asistencia médica, incluyendo tanto personal médico como material: se trata de un gesto colectivo que posiblemente se logre replicar en algunas otras latitudes (véase nota de prensa de RFI - Radio France Internationale).

Capacidades de respuestas variadas, en particular el número de camas en hospitales por cada 1000 habitantes

Siempre en el ámbito europeo, resulta de interés señalar que España, Francia e Italia mantienen diferencias en cuanto a su sistema de salud pública, con 6 camas en hospitales por cada 1000 habitantes en Francia contra 3,2 en el caso de Italia, y 3 en el caso de España.

A nivel mundial, en este gráfico (véase enlace oficial) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), aparecen también India (0,5 cama por 1000 habitantes), Costa Rica (con 1,1), Estados Unidos (2,8), España (3), Alemania (8), y al final de la tabla, Corea del Sur (12,3) y Japón (13,1 camas por cada 1000 habitantes): es de notar que estos dos últimos Estados (así como Taiwán, y Singapur) han logrado contener significativamente el avance del coronavirus en su territorio, y las medidas que han ordenado han generado mucho interés en otras latitudes.

Nótese que mientras que Corea del Sur procedió de manera muy temprana con una intensa campaña de detección, con 15.000 pruebas diarias, Francia solamente alcanzó la cifra de 2.500 pruebas de detección por día. A diferencia de Corea del Sur, Francia ha sufrido una verdadera carencia de máscaras protectoras y de otras herramientas médicas para proteger al personal hospitalario, lo cual puede explicar que este 23 de marzo, fallecieran cuatro médicos galos (véase nota de prensa de Le Parisien). Al profundo malestar de gran parte de los sindicatos médicos franceses, se añade ahora una discusión sobre la manera - bastante incompleta - que tiene Francia de registrar oficialmente las muertes en su territorio, limitándose únicamente a fallecimientos que tienen lugar en hospitales (véase nota de prensa de France Inter).

Sanciones unilaterales y el futuro epicentro de la pandemia global

Además de las respectivas capacidades puestas a prueba, algunos Estados deben enfrentar esta dura crisis con limitaciones impuestas por Estados Unidos: el pasado 12 de marzo, Irán solicitó formalmente al Secretario General de Naciones Unidas sus gestiones para lograr el levantamiento de las sanciones norteamericanas unilaterales que limitan seriamente la capacidad de Irán en aras contener la epidemia en su territorio (véase documento completo).

Este 24 de marzo, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas señaló desde Ginebra en un comunicado de prensa (véase texto completo) que:

"En este momento decisivo, las sanciones sectoriales deberían atenuarse o suspenderse, tanto por razones de salud pública como para reforzar los derechos y defender las vidas de millones de personas en esos países. En un contexto de pandemia mundial, las medidas que obstaculizan la atención médica en cualquier país incrementan el riesgo que todos afrontamos".

Será de gran interés observar la reacción norteamericana a este señalamiento dirigido - sin mencionarlos expresamente - a Estados Unidos, cuyas autoridades mantienen sanciones de diverso tipo contra Irán y contra varios otros Estados.

A modo de conclusión

Tal y como sucede con los individuos, las crisis tienden a veces a exacerbar las susceptibilidades de los Estados. A ese respecto, vale la pena indicar que esta declaratoria de la OMS sobre Estados Unidos del 24 de marzo fue precedida unos días antes por declaraciones oficiales extremadamente duras de la administración norteamericana, cuestionando la manera con la que las autoridades chinas y rusas informan sobre los avances de la pandemia en el hemisferio americano: a estas declaraciones, China respondió considerándolas como parte de una "torpe comedia" norteamericana (véase nota de HisphanTV). Por su parte, el jefe de la diplomacia norteamericana acusó a Irán de propagar intencionalmente el coronavirus en términos que parecieran también formar parte de la misma burda maniobra (véase nota de prensa de News).

Más allá del juego político al que proceden en estos momentos las máximas autoridades de Estados Unidos, su nerviosismo es entendible: esta pandemia golpeará duramente su sistema de salud pública, cuyas limitaciones son conocidas con respecto al de muchos otros Estados. Lo hará de forma tal que quedarán en evidencia sus profundas carencias con relación a sistemas existentes en otras latitudes del planeta.

Una ocasión propicia, pese a las precitadas susceptibilidades de algunos, para colocar el sistema de salud pública como tema central en la actual contienda electoral norteamericana.

(* Profesor de derecho internacional público, Facultad de Derecho. Universidad de Costa Rica) (Publicado por Curso de Derecho Internacional)

Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, UCR.
También por Nicolas Boeglin: