Para este lunes se espera una nueva reunión entre la ministra Sonia Marta Mora con los dirigentes magisteriales, en la que los sindicatos le entregarían su propia propuesta para el pago de salarios a los educadores que permanecen sin recibir remuneración hace varios meses, y que contemplaría también sugerencias técnicas para resolver los innumerables problemas de pago de la planilla, que generaron la huelga.

Los dirigentes de la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), el Sindicato de Educadores Costarricenses (SEC) y la Asociación Nacional de Educadores (ANDE) adelantaron que el paro laboral no se levantará hasta que todos los funcionarios de la educación pública hayan cobrado hasta el último cinco que se les adeuda.

Por lo que el gobierno hizo un nuevo llamado a la sensatez, a encontrar un acuerdo que permita levantar la huelga y un tiempo prudencial para que el MEP pueda subsanar los errores técnicos que impiden el pago completo y a tiempo del salario a todos sus trabajadores.

El viernes anterior, los docentes realizaron una gran marcha de demostración de fuerza y unidad sindical del magisterio, que también interpretaron como un voto de confianza a los dirigentes responsables de las negociaciones, la que culminaría con la entrega de la propuesta que se guardaron para este lunes, porque, dijeron, la ministra Mora no participó en la reunión que atendieron los viceministros del MEP y de Trabajo.

Unidad y fuerza que puso en evidencia que la huelga del magisterio no se ha debilitado, a pesar del tiempo transcurrido y de los esfuerzos del gobierno por lograr la confianza de los gremios a través de un compromiso entre las partes, permita poner fin a la huelga nacional de los docentes que interrumpió el curso lectivo desde el 5 de mayo y afecta a un millón de estudiantes.

En la marcha del viernes, la dirigente de APSE, González, señaló que “nosotros sabemos quién es el verdadero responsable de esta catástrofe: el ex ministro Leonardo Garnier” por lo que le han pedido a la ministra Mora “que es urgente declarar emergencia nacional en la educación para proceder a la revisión y actualización de los cuadros de personal, única forma de establecer la planilla completa y oportuna para todos”.