“El Poder Judicial debe garantizar que esta investigación se haga con la mayor celeridad y rigurosidad, para sentar las responsabilidades a quien corresponda”, afirmó la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Zarela Villanueva.

Vega Zúñiga, de 26 años, murió ahogado durante una práctica de entrenamiento en el campus de la Earth, en Guácimo de Limón.

El padre de Vega, José Martín Vega, denunció la semana anterior que su hijo fue prácticamente forzado a ir a ese entrenamiento por el jefe de la Unidad de Protección a Víctimas y Testigos, Roelis Reyes Pichardo, pese a que no tenía los implementos necesarios y que fue convocado a última hora.

Vega padre explicó que los agentes fueron obligados a cruzar un río muy crecido y con fuerte corriente sin contar con los instrumentos de seguridad necesarios; cinco de ellos estuvieron en riesgo de morir pero lograron llegar a la otra orilla, pero no así su hijo.

El director del OIJ, Francisco Zúñiga, afirmó que él no tenía conocimiento de esa actividad, la cual –dijo- fue realizada sin su consentimiento.

La oficina de Asuntos Internos del OIJ realiza una investigación interna y la próxima semana emitirá un informe. A partir de ahí el incidente será investigado por el Tribunal de la Inspección Judicial.

“Magistrados y magistradas manifestaron su solidaridad con la familia de Jesús Andrés Vega Zúñiga y se comprometieron a llevar este caso hasta las últimas consecuencias”, según un comunicado oficial.