El acuerdo con el Alto Comisionado de la ONU para Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) establece que centroamericanos que formulen una petición de asilo en un tercer país, podrán venir a Costa Rica mientras se estudia su caso.

Se trata de un mecanismo para facilitar el reasentamiento de personas que necesitan protección, que podrían venir en un grupo máximo de 200 por vez y que estarán en el país hasta seis meses, explicó el representante de ACNUR, Carlos Maldonado.

La iniciativa busca ayudar a personas de los tres países centroamericanos más golpeados por la violencia criminal, y de donde más salen migrantes a Estados Unidos, que será el principal receptor de estas personas, según el funcionario de ACNUR.

El ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro, explicó que mientras estén en el país, los beneficiarios del programa recibirán cursos de inglés y otros temas que les ayudarán a asimilar la cultura del país que los va a recibir.

Aclaró que la iniciativa no beneficiará a los cerca de 2.000 africanos y haitianos varados en Costa Rica y que intentan llegar a Estados Unidos.