La obesidad en Gran Bretaña ha alcanzado niveles preocupantes, sobre todo en el marco de la pandemia.

"La covid-19 nos ha recordado los riesgos inmediatos y a largo plazo del sobrepeso" declaró el domingo un portavoz del gobierno. 

"Vamos a exhortar a los ciudadanos a aprovechar este momento para reflexionar sobre su modo de vida y adoptar medidas simples para perder peso, vivir sanamente y reducir la presión sobre el NHS", el servicio de salud pública británico

 Gracias a una financiación de 10 millones de libras (Eur 11 millones, USD 12,50 millones) según el Guardian, el plan denominado "en mejor de salud" pretende ayudar a 35 millones de personas, es decir más de la mitad de la población del país, a perder peso y vivir de forma más saludable.

Entre las medidas esperadas figuran, según la prensa, la prohibición total de la publicidad en línea para la comida no saludable, y antes de las 21h00 en televisión, la obligación para restaurantes y locales para llevar comida que hagan público el número de calorías de sus menús, o que las tiendas hagan lo propio en sus botellas de alcohol.

Además, Boris Johnson prevé anunciar proyectos pilotos para favorecer la marcha a pie, así como el uso de la bicicleta en los barrios donde la salud es mala. 

Este plan se debe anunciar después de que un estudio de las autoridades sanitarias inglesas (PHE) revelara el sábado que las personas obesas tienen 40% más de  riesgos suplementarios de morir del nuevo coronavirus.