La decisión de la justicia supone un duro golpe para el mandatario, quien tras ser involucrado directamente en el escándalo, ha venido quedando aislado, sin el apoyo de la empresa privada, la sociedad civil y de sus propios ministros que han venido renunciando uno tras otro para desmarcarse de la crisis.

El juez consideró que Baldetti tiene posibilidades de interferir y entorpecer la investigación, y que también existe la posibilidad de fuga por tener la ex funcionaria nacionalidad italiana, además de la guatemalteca.

Mientras tanto, nuevas protestas populares estallaron en las calles para exigir la renuncia del mandatario.

Baldetti renunció a su cargo de vicepresidente en mayo pasado, luego de que se destapara la existencia de una red de funcionarios corruptos que cobraban sobornos a empresarios para eludir el pago de impuestos aduanales.

Como cabecilla de la organización fue identificado el ex secretario personal de Baldetti, Juan Carlos Monzón, quien se encuentra en fuga. En grabaciones reveladas luego por la Fiscalía se alude a una posible participación directa de la vicepresidenta.

El pasado viernes, el mismo día en que Baldetti fue detenida, la Fiscalía y la Comisión contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un organismo patrocinado por la ONU, revelaron la existencia de pruebas muy fuertes sobre la participación del presidente Pérez en la trama criminal.

A partir de ese momento, han abandonado el barco 6 de los 14 ministros y otros altos colaboradores del gobernante, un general retirado de 64 años.

A prisión común

El fallo del juez ordena que la ex vicepresidenta sea recluida en la cárcel común de Santa Teresa, en la periferia norte de la capital y no en el cuartel militar Matamoros, donde se hallaba detenida desde el viernes.

Mario Cano, abogado de Baldetti, responsabilizó al juez de lo que pueda ocurrir a ésta en esa prisión, donde consideró que no es conveniente que se mantenga a una persona que acaba de dejar un alto cargo de gobierno.

La Fiscalía tiene tres meses para fundamentar la acusación y presentar las pruebas ante otro juzgado, el cual determinará si Baldetti enfrentará un juicio oral y público por los delitos que se le imputan.

Según la investigación, los posibles delitos en que incurrió la exfuncionaria son asociación ilícita, cohecho pasivo y defraudación aduanera.