La Agencia Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés), reveló este jueves que el pasado mes de julio fue el más caliente que ha registrado la Tierra en los últimos 10 años.

De acuerdo con la meteoróloga de la NOAA, Jessica Blunden, la temperatura media a nivel planetario se ubicó en julio pasado en 16,61 grados centígrados, lo que supera el registro de 1998 en 0,08 grados centígrados.

Dio a conocer que la temperatura promedio global del mes de julio, tanto en la superficie terrestre como en la oceánica, fue de 0,81 grados centígrados, por encima del promedio del siglo XX.

Para la experta en meteorología, la Tierra sigue dando señales del derretimiento progresivo de la Antártida. “Este récord nos muestra que la Tierra continúa calentándose”, advirtió Blunden. (Enlace a video del deshielo en la Antártida: https://www.youtube.com/watch?v=rbIs8IcL9Fs)

Apuntó que las consecuencias del calentamiento global afectará el crecimiento del nivel del mar y el deshielo de los glaciares. Para ella, la población mundial no termina de entender los grandes daños que implica las altas temperaturas para las generaciones futuras.

El Niño sigue acechando. La portavoz de la NOAA, añadió que las actuales condiciones del fenómeno climático El Niño "están realzando el subyacente efecto del calentamiento global que hemos estado viendo con el paso del tiempo".