El diputado por Cartago, Francisco Camacho Leiva, promotor de la iniciativa, dijo que ya era hora de dar un mensaje claro de que hay interés en solucionar el caos vial en el sector Este, que comprende el acceso a San José, la ruta y el acceso a Cartago.

“Son muchos años de esperar una solución eficiente al problema de la fluidez vial entre San José y Cartago. El caos y el atraso que padecen miles personas cada día se traduce en grandes pérdidas económicas para familias, trabajadores, estudiantes y empresarios”, dijo Camacho.

La Ley de Desarrollo de Obra Pública Corredor Vial San José – Cartago mediante Fideicomiso (expediente 19280) autoriza al Estado a utilizar este mecanismo para financiar la ampliación y mejoras de la autopista Florencio del Castillo.

La obra

El corredor vial San José – Cartago consta de un total de 20.5 km y consta de tres tramos: El primero, un tramo nuevo de 2.9 km, denominado “Nueva Radial Zapote–Curridabat”, inicia en la Rotonda Zapote, en la Ruta 215 y finaliza en el costado sur de Curridabat, en el entronque de las Rutas 221, 252 y de la Ruta 2, Autopista Florencio del Castillo, intersección Hacienda Vieja con tres carriles por sentido.

El segundo es la ampliación y mejoramiento del tramo existente de 17.6 km de la Autopista Florencio del Castillo con tres carriles en cada sentido, así como la construcción de la conexión de esta autopista con la ciudad de Cartago.

El tercer tramo, que consiste en la ampliación de la vía existente de 4 km desde el cruce de la entrada de Cartago hasta el puente del río Purires en San Isidro de El Guarco, a dos carriles de ruedo y espaldones en cada sentido.

El fideicomiso.

El mecanismo de fideicomiso establece que el financiamiento podría obtenerse de préstamos del Sistema Bancario Nacional o entidades financieras internacionales, inversiones de instituciones públicas o títulos de inversión emitidos especialmente para financiar esta obra. El establecimiento de un peaje al costo, regulado por la ARESEP, generaría recursos para el pago de los préstamos y las gestiones del mismo fideicomiso. Se proyecta que el fideicomiso se pagaría a 35 años plazo.

El diputado Camacho, resaltó que la concreción del proyecto representará una contribución a la economía de los usuarios “al reducirse los tiempos de viaje y los costos de mantenimiento de vehículos, y además, se generarán empleos en la construcción de la obra y se potenciarán las oportunidades de inversión en la zona, pero sobre todo, se dotará al país de una carretera moderna y necesaria”.