Todas las playas abrirán de 5 a.m. a 2.30 p.m., para estimular la actividad turística.

La semana del 31 de agosto al 8 de setiembre se mantendrá las restricciones que se ha venido aplicando en los cantones en alerta naranja, agregó el presidente Carlos Alvarado en conferencia de prensa.

La apertura funcionará dentro de un modelo de gestión compartida “Costa Rica trabaja y se cuida” que implica que instituciones, empresas, gobiernos municipales, personas y familias se comprometen a cumplir con las medidas de prevención para contener la propagación del Covid-19.

El mandatario dijo que solo se mantendrán cerradas actividades que implican un “muy alto riesgo” de contagio, las cuales están incluidas en una lista específica. Todas las demás podrán operar con horarios de 5 a.m. hasta 10 p.m. entre semana y de 5 a.m. a 8 p.m. los sábados y domingos.

El éxito de este plan, que busca dar un respiro a los negocios y conservar empleos, dependerá de que todos los sectores se comprometan a cumplir con las medidas preventivas porque, de lo contrario, de haber un crecimiento descontrolado de casos habría que retroceder

 

Restricción vehicular

A partir del 31 de agosto y durante todo el mes de setiembre, los vehículos podrán circular cinco días a la semana, tanto en los cantones con alerta amarilla como naranja. La restricción aplica únicamente los días habituales según el último número de la placa (lunes 1 y 2, martes 3 y 4, miércoles 5 y 6, jueves 7 y 8, viernes 9 y 0) y un día del fin de semana: los sábados para las placas impares y los domingos para las pares.

Además, se suspende de manera temporal la restricción vehicular diferenciada en las zonas fronterizas, así como la restricción de acceso a la navegación en los ríos Medio Queso Frío, Colorado, Sarapiquí, San Carlos y en los canales de Tortuguero.

Tampoco aplicará la restricción para los vehículos que vayan o regresen de lugares de hospedaje.

 

Establecimientos comerciales en fase de restricción

En la fase de restricción del 31 de agosto al 8 de setiembre, podrán funcionar sin restricción de horarios y con un aforo del 50%:

  • Ferreterías y ventas de materiales de construcción;
  • Cerrajerías
  • Vidrieras
  • Ciclos, entre otros.
  • Hoteles con un aforo del 100% en general y de 50% en las áreas comunes como restaurantes, piscinas, gimnasios)

Con un horario de 5:00 a.m. a 10:00 p.m. entre semana y de 5:00 a.m. a 8 p.m. los fines de semana, con un aforo del 50%:

  • Restaurantes, sodas, cafeterías
  • Tiendas
  • Salones de belleza, barberías y estéticas

Con horario de 5:00 a.m. a 10:00 p.m. entre semana y de 5:00 a.m. a 8 p.m. fines de semana con aforo diferenciado:

  • Autoservicio al público de retiro de comida para llevar
  • Turismo de aventura
  • Deportes individuales, al aire libre o en espacio cerrado pero sin público

Con horario de 5:00 a.m. a 2:30 p.m. y con previa aprobación de protocolos por parte del Instituto Costarricense de Turismo en conjunto con cada municipio:

  • Playas y lagos.

Además, todos los establecimientos con permiso sanitario de funcionamiento que no brinde atención al público, tales como actividades productivas, industrias, zonas francas y otros.

 

Fase de reapertura controlada

 

A partir del 09 de setiembre y hasta el 30 de ese mes inicia la fase de apertura controlada de los establecimientos en un horario de lunes a viernes desde las 5:00 am y hasta las 10:00 pm, y de sábados a domingos desde las 5:00 am y hasta las 8:00 pm, respetando el cincuenta por ciento (50%) de su capacidad máxima de aforo.

Se mantiene el cierre de todas las actividades  con un nivel de riesgo muy alto, tales como eventos de concentración masiva, bares y casinos, entre otros. Asimismo, se dispone un listado de establecimientos que pueden funcionar pero con un aforo diferenciado, tales como lugares de culto, salones de eventos, cines y teatros.

 

Modelo de gestión compartida, Costa Rica trabaja y se cuida

 

El Gobierno central, las municipalidades y representantes de cámaras empresariales trabajan en un modelo para fortalecer los lineamientos de prevención y contención de contagio por COVID-19 en sus cantones, el cual será presentado la próxima semana.

El modelo consiste en la aplicación de un plan cantonal de prevención y atención por COVID-19, cuya coordinación estará a cargo de los Comités Municipales de Emergencia, la empresa privada y las comunidades, para incidir en la evolución del contagio de la epidemia.

Sigifredo Perez, jefe de operaciones de la CNE, explicó que el accionar preventivo en los cantones tendrá como efecto una mayor apertura económica en la medida que se aplique un estricto cumplimiento de protocolos sanitarios. 

Perez agregó que en caso de no cumplirse dichos protocolos será necesario emplear medidas más fuertes para prevenir la transmisión del virus en cada cantón.

El modelo cuenta con una serie de ejes de acción que son el producto de sesiones de trabajo y propuestas de alcaldes y alcaldesas, para apoyar y reforzar las acciones desarrolladas por el Ministerio de Salud para identificar y contener los grupos de riesgo, previniendo así, un aumento en el contagio por COVID-19.

Además, se promoverá procesos de comunicación constante con las comunidades mediante mensajes preventivos a toda la población. Este abordaje se planifica con más de 3.500 Asociaciones Integrales de Desarrollo, coordinadas por Dinadeco

Asimismo, se trabajará en los temas de asistencia humanitaria para las personas positivas por COVID-19. La colaboración a esta población se realizará mediante un proceso articulado con el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS).