El director ejecutivo de Greepeace Argentina, Martín Prietto, calificó de "arbitraria" la decisión ya que los activistas no opusieron resistencia ni incurrieron en el delito de piratería. Está prevista para este viernes, a las 19 horas una protesta frente a la embajada rusa en Buenos Aires.

Prietto detalló que los manifestantes de la organización ecologistas no cometieron ninguna de las tres infracciones que contempla el delito de piratería: "no atacaron a ningún barco de bandera rusa, no tuvieron el propósito de robar nada ni utilizaron la violencia". Además, el director ejecutivo de la organización internacional, en diálogo con C5N, indicó que "lo único que hicieron los activistas fue aproximarse y subirse a un lateral de una estructura petrolera a pocos metros del agua e intentaron desplegar un cartel de protesta".

El director de Greenpeace Argentina criticó la violencia con la que las fuerzas de seguridad rusa apresaron a los manifestantes y aseguró que todos los miembros de la organización trabajan día y noche para obtener la liberación de los 30 manifestantes.

En tanto, el gobierno de Holanda, único país que cuenta con dos ciudadanos detenidos al igual que la Argentina, solicitó a Moscú que le aclare la razón por la que entraron en el barco y cuáles son los cargos contra los activistas. Paralelamente, el Gobierno holandés estudia otras posibles vías jurídicas, como acudir al Tribunal del Derecho Marítimo si Moscú no cumple su promesa.

"El ministro holandés de Exteriores, Frans Timmermans, ha hablado con su homólogo ruso, Serguei Lavrov, y le ha exigido la liberación inmediata de los activistas y que nos entreguen lo antes posible la información solicitada", señaló el portavoz holandés, Friso Wijnen.

"El presidente ruso, Vladimir Putin, reconoció ayer durante la celebración del Forum ártico que no estaban acusados de piratería, como en un principio dijo el Comité de Investigación ruso", resaltó el portavoz de Greenpeace en Amsterdam, Jelko de Ruyter.

Los ecologistas, que cuentan con abogados y han recibido asistencia consular, están en un estado "razonable" de salud y condiciones, aclaró el portavoz de Greenpeace, quien también señaló que la comunicación entre la organización ecologista y las autoridades rusas pertinentes es hasta el momento "escasa".