El paro inició a las 06:00 de la mañana y el acatamiento fue prácticamente del 100% en los muelles de Limón, donde dos barcos que se hallaban anclados a esa hora quedaron sin atención.

La Fuerza Pública tomó poco después el control de las instalaciones portuarias pero las actividades de carga y descarga seguían paralizadas.

En Recope, los planteles de Moín, Siquierres, Turiralba, Ochomogo, La Garita y el aeropuerto Daniel Oduber de Liberia, así como las oficinas centrales en San José acataron el paro en un alto porcentaje, de manera que el suministro de combustibles podría fallar en cualquier momento.

Los empleados del ICE se sumaron al movimiento, pero los servicios de electricidad y telecomunicaciones no fueron afectados.

Hay paros parciales en varias municipalidades de Cartago, Heredia y Alajuela, así como en ciertos centros de salud de la Caja Costarricense del Seguro Social. Sin embargo, ningún servicio de emergencia ha sido afectado.

Los trabajadores en paro se movilizaron hacia el Ministerio de hacienda donde realizaron una concentración y a las 3 p.m. estaba prevista una reunión de la dirigencia sindical con el presidente de la República, Luis Guillermo Solís.

Los sindicatos nucleados en el colectivo Patria Justa se oponen a proyectos de ley que buscan regular el empleo público, en particular al que pretende imponer un salario único para cada categoría de trabajadores en todas las instituciones públicas.

También rechazan la afectación de los beneficios laborales negociados mediante convención colectiva, que consideran derechos adquiridos.

Aunque el paro fue convocado sin plazo determinado, lo que supondría que se prolongue por varios días, la reunión entre los dirigentes sindicales y el gobierno podría ayudar a suspender el movimiento este martes.