Un funcionario de la Corte Electoral junto a las urnas de votación al inicio del conteo definitivo. Imagen EFE

Con un empate técnico entre ambos contendores, los ojos están puestos sobre 35.229 votos "observados” que serán analizados por la Corte Electoral para definir al ganador. Los votos observados superan el número de 28.666 sufragios que separan al opositor Lacalle Pou del oficialista Daniel Martínez.

Para dar vuelta a la elección el candidato del Frente Amplio (FA) debería obtener el 91 por ciento de esos votos, algo que parece imposible.

Los resultados finales del escrutinio primario -que se llevó a cabo el domingo 24- arrojaron 1.168.019 sufragios (48,7 por ciento) para el Partido Nacional. En tanto que el FA obtuvo 1.139.353 (47,5 por ciento). Esta pequeña diferencia impidió que la Corte proclame a Lacalle Pou presidente electo. Al ser los votos observados (35.229) mayores a la diferencia entre ambos candidatos el ente electoral anunció que debe analizarlos para dar el resultado final.

Dentro de esta categoría entran los votos de aquellos ciudadanos que debieron sufragar en un circuito diferente al suyo. Por ejemplo los policías o militares desplazados durante la jornada electoral. También los de los integrantes de las mesas de votación o los de discapacitados motrices que requirieron asistencia. También deberán analizarse 56.619 votos anulados. Pero de estos la Corte Electoral sólo pondrá el foco en aquellos que fueron recurridos por los delegados de los partidos.

En la primera vuelta electoral de octubre, los votos anulados que fueron finalmente contabilizados apenas alcanzaron 1.700, una cifra que no afecta el resultado de la elección. Por lo que es probable que Lacalle Pou sea proclamado presidente electo de Uruguay en los próximos días. El traspaso de mando será el 1 de marzo de 2020.