Imagen. MREC. Toma de pantalla de la reunión virtual del SICA en que participaron Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y República Dominicana. 

Después de veinticinco años de la suscripción del Tratado de la Integración Social Centroamericana (TISCA), por primera vez, las y los Ministros de los diferentes gabinetes sociales de la región suscribieron la Política Social Integral Regional del SICA 2020-2040: Integrando mediante la Inclusión Social (PSIR-SICA).

También aprobaron los Indicadores de seguimiento para las metas estratégicas de esta política, como un insumo de apoyo a la implementación del Mecanismo de Seguimiento y Monitoreo Regional de este instrumento.

Los acuerdos fueron tomados por los representantes de los gobiernos de Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y República Dominicana, en sesión virtual organizada por la Secretaría del Sistema de Integración de Centroamérica (SICA).

Con visión de mediano y largo plazo, la PSIR-SICA busca contribuir a la cohesión de la región mediante un proceso sostenido de inclusión social enfocado en la reducción de la desigualdad en todas sus formas, en la erradicación del hambre y la disminución sostenida de la pobreza, y en la reducción de las brechas sociales, territoriales y de género entre los países y al interior de cada uno de ellos.

El ministro costarricense de Desarrollo Humano e Inclusión Social, Juan Luis Bermúdez, dijo ante el Consejo que “la región centroamericana apuesta por abordar en conjunto, y con un enfoque de derechos, los riesgos compartidos de la desigualdad, la desprotección social y también de los impactos sociales de la pandemia”.

“Estos instrumentos definen una hoja ruta con acciones estratégicas para el fortalecimiento de los sistemas e instituciones de protección social entre otros compromisos de gran calado político y -principalmente- de un urgente impacto en el desarrollo humano, asumidos por los Ministerios de Desarrollo Social de la región en esta crítica coyuntura determinante para el bienestar y la inclusión social”, subrayó Bermúdez.

Plan para enfrentar crisis sanitaria, económica y social. Se aprobó también el Plan de Recuperación, Reconstrucción Social y Resiliencia para la Región SICA, que tiene como objetivo contribuir a contrarrestar los efectos sociales negativos de la crisis sanitaria, económica y social desatada por la pandemia por COVID-19 en la región SICA, particularmente el aumento del hambre, de la pobreza, de la desigualdad y de la vulnerabilidad social y ambiental.

El Plan, más allá de representar una ruta de primera respuesta, se definió como una serie de proyectos estratégicos en tres ejes de trabajo: Protección Social, Empleabilidad y Empleo, y Vivienda y Asentamientos Humanos pensando en la etapa de reconstrucción social, considerando la necesidad de generar resiliencia en la región ante diferentes fenómenos adversos.

“En este Plan, se destaca el rol de la política social costarricense al considerar la Estrategia Nacional de Lucha Contra la Pobreza Puente al Desarrollo como un referente exitoso, particularmente en los proyectos del Eje 1 sobre Protección Social y las intervenciones en el Eje 3 sobre asentamientos humanos. Esto, sin duda, representa una oportunidad para proyectar el trabajo de Costa Rica en la Región”, comentó Francisco Delgado, viceministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social.

“Como Secretaría, expresamos compromiso en el cumplimiento de las instrucciones proporcionadas por el Consejo, para la difusión del instrumento con instancias regionales y socios del desarrollo, la suma de esfuerzos y la creación de sinergias que contribuyan a la implementación y al logro de las metas planteadas”, comentó Alfredo Suárez, representante de la SISCA.

Además, el Consejo reconoció el apoyo brindado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en la formulación de este instrumento, instancia que ha acompañado el accionar de este Consejo en materia de protección social y ha favorecido el abordaje intersectorial de los temas sociales.

Igualmente, agradeció el aporte del Programa de la Unión Europea para la Cohesión Social de América Latina EUROsociAL+, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos ONU Hábitat; e invitó a continuar apoyando la implementación de ambos instrumentos.