“La investigación hay que acelerarla por respeto a las víctimas”, demandó el mandatario en declaraciones a la prensa.

Sin embargo, manifestó que la rapidez no debe ir en detrimento de la calidad. “Con rapidez pero sin chambonada”, manifestó Solís.

La CCSS investiga las denuncias de la directora de Cardiología del hospital México, Sofía Bogantes, quien asegura que la decisión de tomar las salas de cateterismos para cirugía, provocó una presa de más de 800 pacientes con problemas cardiacos que esperan un cateterismo.

Según estimaciones de la doctora Bogantes, 141 personas que pudieron haberse salvado han muerto esperando el procedimiento.

El asunto está siendo investigado también por la Fiscalía (Ministerio Público) y por la Fiscalía del Colegio de Médicos y Cirujanos.