América Latina vivió un grato encuentro. Se encontraron las Culturas Vivas de sus comunidades. Se encontraron artistas, gestores y gestoras culturales, comunicadores populares, servidores y servidoras públicas, legisladores y miles de personas que buscan transformar nuestro continente a través de la alegría y los abrazos.

El movimiento que convocó a este encuentro se llamaba Plataforma Puente Cultura Viva Comunitaria. Ya no se llamará así, ahora es la Plataforma Puente Culturas Vivas Comunitarias. En plural, porque somos muy diversos y diversas y así nos reconocemos.

Este gran abrazo se llamó I Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria y se celebró en La Paz, capital del Estado Plurinacional de Bolivia, del 18 al 22 de mayo.

Arrancó con el encuentro de las delegaciones de más de 17 países que tomaron la ciudad entre las montañas. Un gigantesco pasacalles llevó por más de cinco kilómetros la cultura de nuestras comunidades y la voz de nuestra causa.

Varios fueron los objetivos del Congreso: primero que todo vernos a los ojos. Ojos negros, cafés, verdes, azules. Ojos grandes, pequeños, rasgados y de todas las formas. La Patria Grande es una sola y así lo constatamos. Nos vimos en las calles y caminamos juntos y juntas por toda La Paz. Luego nos sentamos a hablar: reuniones de la Plataforma Puente con representantes de los diversos países, Círculos de Visión sobre 18 temáticas importantes para el movimiento como lo son la gestión sociocultural, la educación, la cultura de paz, la economía solidaria, etc.; encuentros latinoamericanos de diversos temas como Hip Hop, Universidades y más espacios de articulación.

El resultado de esos espacios es mayor articulación entre las redes y organizaciones que conforman la Plataforma Puente. Planteamos crear un Consejo Latinoamericano de Culturas Vivas Comunitarias integrado por representantes de distintos países del continente que dará seguimiento permanente a los avances del movimiento.

Otro objetivo del Congreso era avanzar en la Campaña Continental para pedir que los gobiernos de la región asignen al menos un 1% de sus presupuestos nacionales a la cultura, y al menos un 0,1% para las organizaciones que trabajan la cultura comunitaria. "Esto podrá sonar como algo ínfimo, pero para las organizaciones significaría muchísimo", razonó el argentino Eduardo Balan durante el encuentro de organizaciones de Plataforma Puente llevado a cabo el 2o de mayo en la Cinemateca de La Paz.

Para poder dar pasos en esta línea se invitó al Congreso a funcionarios y funcionarias de los distintos gobiernos y la asistencia fue muy buena: alrededor de 50 personas de Ministerios de Cultura, alcaldías, Secretarías de cultura, etc., y dos diputadas.

Estas personas se encontraron en diversos momentos y entre sus principales acuerdos destacan la creación de una red de servidores y servidoras públicas a nivel regional para impulsar políticas públicas a favor de las Culturas Vivas Comunitarias. En esta red participará Fresia Camacho como asesora del Ministro de Cultura y Juventud de Costa Rica.

Asimismo, las diputadas presentes, Jandira Feghali de Brasil y Gloria Flórez del Parlamento Andino, se comprometieron a coordinar una Plataforma Parlamentaria con legisladores de todo el continente para avanzar en proyectos de ley que favorezcan a estas organizaciones.

Todo esto se dio en paralelo a cientos de expresiones artísticas latinoamericanas, que se liberaron en las calles, los teatros y por toda La Paz, incluso en el Mercado Camacho que funcionó como comedor del Congreso.

Costa Rica en el Congreso

De nuestro país fuimos 21 personas, participantes de distintos espacios como la Guanared, la Asociación Cultural Amubis, la Municipalidad de El Guarco de Cartago, el Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ), y la Compañía Nacional de Teatro (CNT). Participamos de los encuentros de organizaciones, de servidores públicos y de los Círculos de Visión. Uno de estos círculos, sobre Animación Sociocultural, fue coordinado por miembros de nuestra delegación.

La CNT presentó en el Teatro Municipal de La Paz la obra Calladito más bonito, que les valió ovaciones del público de distintos países de nuestro continente y del mundo entero.

La poetiza Gladys Trigueros, quien es una persona adulta mayor, leyó algunas de sus obras tanto en el acto de inauguración del Congreso como en otros espacios y momentos.

A nivel de organizaciones de cultura comunitaria, nuestro aporte principal fue levantar la mano por América Central y el Caribe, junto con compañeros de Guatemala y El Salvador. Consideramos que esta pequeña y rica región tiene mucho que dar pero que necesita un empujón importante de la Plataforma Puente, para que nos podamos ver y escuchar entre la inmensidad de esta América Latina. Planteamos la necesidad de realizar un Congreso

Centroamericano de Cultura Viva Comunitaria, e incluso invitamos al resto de los países a que el próximo Congreso Latinoamericano se celebre por estas tierras.

La participación de la delegación costarricense ha sido posible gracias a la gestión de Guanared, el Ministerio de Cultura y Juventud, la Compañía Nacional de Teatro, y ha contado con el apoyo del Instituto Costarricense de Turismo, la Asociación Amubis y decenas de personas que han colaborado para cubrir los gastos de participación de la delegación.

(* Delegados de organizaciones sociales al Congreso de Cultura Comunitaria Viva)