“El pago de incentivos debe estar obligatoriamente condicionado al cumplimiento de metas concretas”, así como a principios como la rentabilidad del negocio y la suficiencia patrimonial de cada institución, señaló la directriz del Poder Ejecutivo.

Por otra parte, para que se pueda pagar los incentivos, las autoridades de los bancos deberán publicar periódicamente las metodologías y parámetros definidos para los mismos y hacer públicos los montos.

Cada vez que se modifiquen dichas metodologías y parámetros, los bancos deberán presentar un informe al Banco Central, el cual analizará las medidas y enviará un informe a la Presidencia de la República, puntualiza la directriz.

El decreto gubernamental deroga una directriz anterior que otorgaba a los bancos la libertad de definir sus políticas de incentivos.

Entre las medidas concretas incluidas en la directriz están las siguientes:

- Aprobar un plan de acción para separar la política de incentivos de las negociaciones de convención colectiva.

- Eliminar los esquemas especiales de incentivos para la alta gerencia, que sólo se podrán beneficiar del modelo aprobado para el conjunto de los empleados.

- Excluir a los grupos con conflictos de interés, en cuanto al diseño y la supervisión,del esquema general de pago de incentivos.

- Redefinir los topes máximos para el pago de incentivos, según criterios técnicos,e incluir en los mismos las contribuciones a la seguridad social y costos asociados.

- Incorporar al comité de riesgos en el diseño y evaluación de los modelos de incentivos institucionales.

- Incluir la suficiencia patrimonial como parte de las metas institucionales.

- Excluir las subsidiarias en el concepto de utilidad neta.

- Reconocer el incentivo individual condicionado a cumplimiento de metas grupales.

- Reconocer el incentivo grupal e individual en función del cumplimiento total de las metas institucionales.

El decreto exhorta al Banco Popular a adoptar las mismas medidas aplicadas a los bancos comerciales.