Los representantes de comunidades costeras de todo el país, explicaron este miércoles ante diputados de la Comisión de Gobierno y Administración, que su supervivencia depende de la creación de territorios costeros comunitarios para protegerse del avance de los grandes proyectos turísticos e inmobiliarios que los arrinconan y pidieron su respaldo al proyecto de Ley que les presentaron.

Las comunidades costeras del país se presentaron ante los legisladores de la Comisión Permanente de Gobierno y Administración, ayer, para solicitar el respaldo de los legisladores al expediente 17394 denominado Ley de Territorios Costeros Comunitarios (TECOCOS).

Victoria Quirós y Noemy Peña, del Frente Nacional de Comunidades Costeras Amenazadas por Políticos y Políticas de Extinción, expusieron a los congresistas las razones por las que les solicitaron su respaldo para darle trámite a esta iniciativa que le daría a los territorios costeros comunitarios una categoría especial de protección, de conformidad con los principios establecidos en la Ley Orgánica del Ambiente.

“Esta será una forma de preservar la cultura, las costumbres y las tradiciones de las comunidades que habitan en nuestras costas e islas y al mejoramiento de su calidad de vida, en plena armonía con la protección del ambiente y los ecosistemas naturales”, dijo Quirós.

En la actualidad hay 48 comunidades costeras y seis más que están instaladas en áreas protegidas, que requieren la urgente la aprobación de esta ley. El proyecto “TECOCOS es la solución a la descomposición social y el freno a la escalada de violencia y miseria que se ha generado con los desalojos y demoliciones que se están llevando a cabo en las comunidades costeras”, afirmó Quirós.

De acuerdo con el proyecto de ley se crearía una categoría especial que permitirá evitar la extinción de las comunidades isleñas y costeras y ayudaría a mejorar la calidad de vida de los residentes y a la protección de la biodiversidad.

Dichas áreas serían declaradas de interés público lo que protegerá a los lugareños dedicados a la pesca artesanal y actividades afines, además permitirá la extracción sostenible de recursos marino costeros, el turismo rural, así como otras actividades productivas compatibles con la conservación de la biodiversidad.

Podrían ser beneficiarios de concesiones quienes hayan vivido en forma permanente y estable en estas comunidades por un período de al menos 10 años anteriores a la creación de la ley, así como asociaciones y gremios sociales sin fines de lucro y las instituciones estatales y religiosas que desarrollen actividades en beneficio de la comunidad. Dichas concesiones tendrán un plazo de 70 años y sólo pueden ser heredables, no negociables.

La administración de TECOCOS estaría en manos de las municipalidades locales, mientras que las áreas protegidas seguirán bajo la tutela del Ministerio de Ambiente Energía y Telecomunicaciones, MINAET, con la activa participación comunal.

Las representantes de los territorios costeros especificaron que en el artículo 25 de la iniciativa se prohíbe el otorgamiento de concesiones y permisos para la construcción de megaproyectos turísticos, inmobiliarios o industriales.

Dejaron claro que no están de acuerdo con la propuesta de planes reguladores costeros que realizó el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) por cuanto establecen condiciones imposibles para muchos de los residentes, como es el hecho de contar con terrenos de 500 metros cuadramos como mínimo, obliga a los humildes residentes a pagar un canon de millones de colones y lo más importante excluye el modelo de comunidad.