México, DF. La migración centroamericana de tránsito irregular que ingresa por la frontera sur de México con el objetivo de llegar a Estados Unidos se redujo un 70 por ciento entre 2005 y 2010, informó el Centro de Estudios Migratorios del Instituto Nacional de Migración (INM).

En el documento "Apuntes sobre migración número uno", la institución afirmó que el descenso se debe a factores como la crisis económica de Estados Unidos, el mayor control migratorio por parte de ese país en su frontera sur y en el interior de su territorio, así como la violencia que se vive en el territorio mexicano.

"A partir de 2006, se observa un notable cambio a la baja, al pasar de 433 mil eventos en 2005 a 140 mil en 2010. Durante 2009 y 2010 los flujos parecen estabilizarse", precisó.

La tendencia, agregó el informe, "coincide tanto en los datos sobre migrantes retenidos por las autoridades migratorias mexicanas, como por las estadounidenses en la zona fronteriza con México".

De acuerdo al análisis, en los últimos tres años disminuyó la presencia de mujeres en el subgrupo de los retenidos por México, mientras que en 2010 aumentaron los menores de edad que viajan sin la compañía de un adulto.

"Los migrantes centroamericanos en tránsito irregular por México prácticamente no trabajan en el país y su tiempo de estancia es menor a un mes", indicó.

En el estudio, el Centro también afirmó que observó que el uso de "pollero" o traficantes es un factor fundamental para lograr culminar su travesía migratoria.

"Seis de cada diez migrantes declaró que utilizó 'pollero' para cruzar a Estados Unidos, y 43 por ciento lo utilizó para atravesar el territorio mexicano", aseguró.

Según el documento, la mayoría de migrantes utiliza el corredor Tamaulipas-Texas para ingresar a Estados Unidos, donde más de la mitad de los migrantes deportados tiene como mínimo un año de permanencia en ese país y el 91 por ciento deja familiares.

"Aunque el gobierno de México conserva la estrategia de control de flujos migratorios, mantiene un énfasis especial en el reforzamiento de acciones para proteger los derechos humanos de los migrantes que se aventuran a cruzar el país sin la documentación migratoria requerida", señaló.

En el reporte además se destacó el funcionamiento del memorando suscrito entre México, Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua para la repatriación ágil, ordenada y segura de sus nacionales.

El informe fue presentado por la institución mexicana en momentos en que el relator especial sobre trabajadores migratorios de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Felipe González, realiza una visita a México por invitación del gobierno.

González inició una inspección de nueve días al país norteamericano este lunes y ha reiterado la importancia de que en México se fortalezcan las investigaciones sobre los delitos que se cometen contra las personas migrantes, que en su mayoría son secuestros, abusos, extorsiones y asesinatos.